Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas: “Volveríamos a hacer el 9-N”

El expresidente catalán asegura que el Tribunal "de ajuste" de Cuentas ha seguido los dictados del PP

Comparecencia de Artur Mas este martes.

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas ha asegurado este martes que volvería a impulsar una consulta sobre la independencia como la que se celebró el 9 de noviembre de 2014, suspendida por el Tribunal Constitucional, y por la que el Tribunal de Cuentas le ha condenado a devolver a las arcas públicas, junto con sus exconsejeros Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs, 4,9 millones de euros más intereses.

"Volveríamos a hacerlo si tuviéramos tanta gente empujando para que se celebrase la consulta, porque nuestro gran pecado ha sido ese, servir a la democracia", ha dicho Mas durante una comparecencia pública junto al resto de condenados por el Tribunal de Cuentas.

El expresidente ha tenido duras palabras de reproche para Margarita Mariscal de Gante, la magistrada que ha redactado la sentencia. "Ya tenía la sentencia en la cabeza hacía tiempo para castigarnos", ha dicho el expresidente, que se ha referido con ironía al Tribunal "de ajuste" de Cuentas.

En su opinión, esta institución ha actuado "siguiendo los dictados del PP", y ha recordado que la entonces vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ya aventuró en su día: "Lo pagarán de su bolsillo, ellos y sus familias", cuando se refirió al gasto de la consulta del 9-N. "Mariscal de Gante se ha saltado la ley a la torera y ha forzado el derecho con esta sentencia. ¿Qué se podía esperar de una exministra del Gobierno de Aznar?", ha insistido Mas, quien ha recordado que ni él ni sus consejeros fueron acusados del delito de malversación en el juicio que se siguió en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por el 9-N.

"No cometimos ningún pecado ni delito, era nuestra obligación hacerlo. Pusimos la cara por muchos y queríamos que la gente se sintiera escuchada", ha dicho Mas para referirse a aquella consulta por la que el TSJC le condenó, junto a Ortega y Rigau, por desobediencia.

En otro momento, el exmandatario catalán ha utilizado duros adjetivos para referirse a la condena. "Han ido a saco y afrontamos la condena con serenidad, pero no con resignación. Si alguien piensa que nos hundiremos o desmoralizaremos, van muy equivocados", ha insistido Mas. "Nos hacen daño, pero no nos dan miedo", ha apostillado, para referirse a la condena, que ha calificado de "venganza". Artur Mas ha incidido en que los siete mil ordenadores que se compraron para la consulta por el departamento que dirigía Rigau, y que costaron tres millones de euros, están funcionando con normalidad, y la exconsejera de Educación ha recordado que "aquella contratación se hizo de manera escrupulosa".

Artur Mas se convirtió el 13 de marzo de 2017 en el primer presidente autonómico condenado por desobedecer una resolución judicial. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le impuso la pena de dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por organizar la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014 pese a que había sido prohibida por el Tribunal Constitucional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >