Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El grafiti es un grito por la libertad de expresión”

En las últimas tres décadas, Suso33 ha escrito en muros, creado escenografías y comisariado exposiciones

Suso33, en su estudio madrileño.
Suso33, en su estudio madrileño.

Las huellas de Suso33 se pueden encontrar en muros y aceras de cualquier barrio de Madrid y de ciudades africanas, asiáticas o americanas. La próxima primavera este escritor de grafitis participará en la Bienal de La Habana, ahora es el responsable de la exposición que se puede ver en el Centro de Arte Tomás y Valiente (CEART), de Fuenlabrada, Art Is Not a Crime, hasta el 18 de noviembre. “De grafitero a comisario”, dice partiéndose de risa este madrileño de 45 años.

Suso33, de profesión escritor de grafitis y ¿cuántas cosas más?

Pinto, hago vídeos, trabajo con danza, con música. Tengo distintos proyectos. Pienso, garabateo... pienso, pienso es lo que más me gusta. [En su estudio hay dos grandes pizarras llenas de ideas y de esquemas y responde mostrándolas] También hago escenografías. Era mía la de La cueva de Salamanca, dirigida por Emilio Gutiérrez Caba, que se representó este verano en el Teatro de la Comedia y en el Festival de Teatro Clásico de Almagro. Podría decir que soy creativo o director de arte, que es cualquier cosa. Pero también sigo saliendo y pintando en la calle, lo hago de forma natural, casi siempre llevo botes.

¿Cuántas veces te han multado?

Eso nunca lo voy a contestar. Habitualmente pinto en lugares donde no hago daño. Me he encontrado en situaciones en las que tengo más conocimiento de la ley que la persona que viene a multarme, hay muchos vacíos legales. Es muy interesante: puedes cobrar derechos de autor si, por ejemplo, una marca utiliza una imagen tuya en un anuncio. Y también te pueden multar si esa imagen está hecha sin permiso.

¿Se puede vivir del arte?

Yo sobrevivo. Sobrevivo emocionalmente, es un medio para llegar a la calma interior. Vivo de las performances, de los vídeos, de la pintura en directo. Pero a lo que de verdad me gustaría dedicarme es a investigar. Me encantaría que me dieran una beca de investigación.

¿Las solicitas?

Ya no tengo edad. Las he conocido cuando no podía pedirlas. Así no tendría que trabajar con objetivos cerrados, es decir, con la finalidad de obtener una asignación. No tener que traducir el trabajo en dinero. Ojalá poder despreocuparte y jugar, en esos momentos es cuando salen cosas.

Arte humano

Suso33 es un veterano escritor de grafitis con más de 30 años de carrera que siempre ha trabajado por reconquistar la ciudad y hacerla para los ciudadanos. Dice que su mayor reconocimiento es que le saludan en más de 20 temas de rap.

No habla de arte urbano, prefiere “arte humano” y “cultura urbana”. Con respecto a los cambios de Madrid es claro: “Que las calles sean para los peatones. Lo cuestionable es que acaben siendo centros comerciales al aire libre”.

¿Estamos en tiempos en los que es obligatorio repetir con frecuencia que el arte, la creación, no es delito?

El arte no es un crimen y, sin embargo, todo lo que se muestra en el Ceart es delito. Escribir en vagones de trenes es ilegal. [La muestra exhibe fotografías de vagones neoyorquinos grafiteados tomadas por Henry Chalfant durante los setenta y ochenta]. Fíjate todo lo que está ocurriendo con la censura. En este caso en concreto es un manifiesto de intenciones. El título de la exposición es un grito. El grafiti, en sí, es un grito. Es una gamberrada, nada especial, pero si te han dicho que no vales y ves tu nombre en grande y lo haces bien, dices: “¡Estoy aquí!”. Es un grito por la libertad de expresión. Pero hablo del grafiti, no del arte urbano. Hay un lío montado entre los dos.

¿Qué diferencia hay?

Lo del arte urbano es un poco... Gente que sale de la universidad, con permisos, con grúas, con dinero, ligan un montón. Y tú saltabas vallas, te multaban, no te comías una rosca. Lo que ahora llaman arte urbano para mí no lo es: los murales preciosistas, gigantes, en medianeras con permiso, presentando bocetos. Al final, el equivocado voy a ser yo, si todo el mundo lo llama de una manera... Pero lo tengo claro, coexisto con una generación de muralistas, lo que hacen algunos es bonito, es estético, pero no lo mezcles con arte urbano.

Pero también has hecho murales, por ejemplo, hay uno tuyo en una plaza en la zona de Estrecho.

Sí. Pero entiendo el arte urbano cuando juegas con el ecosistema de la ciudad: hay una pared, la pintas, la tapan, vuelves a pintarla. Le buscas las cosquillas, el pulso a la ciudad.

¿Y la subasta de Girl with Ballon, de Banksy, qué ha sido?

No me apetece opinar del tema, no entro en valoraciones. [Silencio]
Yo casi siempre estoy cuestionando el sistema del arte, pero no posicionándome a favor o en contra. Lo de Banksy es muy divertido, lo que ocurre es interesante: el debate, la controversia. Se genera pensamiento... y eso es el arte, ¿no?

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información