Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento apuesta por la participación pública y social para salvar La Naval

La consejera Arantxa Tapia cree que hay opciones al cierre, pero pide realismo porque el rescate público es inviable

Manifestación de los trabajadores de La Naval en Sestao este miércoles.
Manifestación de los trabajadores de La Naval en Sestao este miércoles.

Participación pública e inversión social de los propios trabajadores, además de la privada. El Parlamento vasco ha emplazado hoy, de forma unánime, al Gobierno autonómico a elaborar un informe para "estudiar y respaldar" la puesta en marcha de una operación de adquisición público-privada de los activos de La Naval en la que incluso puedan participar los trabajadores que quieran con una parte del pastel accionarial. El objetivo, garantizar su viabilidad económica y de paso mantener activa la industria auxiliar en un momento crítico en el que la administración concursal explicó ayer a los sindicatos que ponía en marcha la extinción de los 177 trabajadores de la plantilla dentro del proceso judicial de liquidación de la firma. Todos los grupos han secundado una enmienda a la propuesta original defendida por EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

En la enmienda aprobada se sostiene que la situación de la comarca vizcaína de Margen Izquierda y del conjunto de Euskadi pasa por mantener la actividad del astillero y de su industria auxiliar. Para ello, el Parlamento insta al Gobierno Vasco a poner todos los medios disponibles a su alcance, incluyendo la inversión económica directa para evitar el cierre.

Muchos de los trabajadores de La Naval que ayer se movilizaron por la Margen izquierda, han seguido el debate desde la tribuna de invitados y se han concentrado en los exteriores de la sede legislativa para pedir el rescate de la empresa. Tras el debate la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, que el miércoles aseguró que a día de hoy "no existe un mirlo blanco" que quiera invertir en el astillero conservando la plantilla, hoy ha asegurado que aún hay alternativas para mantener la actividad, pero ha pedido responsabilidad para que se tomen con seguridad jurídica.

La consejera ha precisado que el anuncio del ERE de extinción es un "paso más en la fase de liquidación" que "no es extraordinario" y que "no significa el cierre ni la liquidación de la empresa". "Es preocupante pero no significa que no haya solución", ha insistido Tapia, quien ha recordado que en otros procesos similares a última hora han aparecido inversores privados y las empresas han mantenido su actividad. En cuanto a la posibilidad de que los trabajadores formen parte también del accionariado avanzada por el comité de empresa, la consejera lo ha considerado positivo, aunque ha opinado que probablemente no cubriría toda la parte de capital privado necesaria.

Lo que si ha descartado es el rescate público. "No es posible el rescate ni la publificación porque la Unión Europea no lo permite", ha reiterado para dejar claro que el Gobierno Vasco "no va a entrar en esa aventura", y ha hecho hincapié en que el Ejecutivo mantiene su intención de adquirir una participación minoritaria de cinco millones en el accionariado si aparece un inversor privado que, además acepte la colaboración pública.

Tapia ha indicado que es necesario que el armador Van Oord "haga todo lo posible" para que la draga "Vox Alexia" se acabe construyendo en el astillero vizcaíno porque esta decisión permitiría contar con tiempo para encontrar un inversor privado.

"Les aseguro que nuestra máxima implicación y la del gobierno del Estado es garantizar la carga de trabajo que permita que el ERE de extinción no se produzca", ha asegurado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información