Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bloque independentista se rompe y se queda en minoría en el Parlament

Esquerra se planta y rechaza que puedan contarse los votos de Puigdemont y de otros tres parlamentarios

El presidente de la Generalitat Quim Torra, este martes. En vídeo, declaraciones de Elsa Artadi, portavoz del Govern.

Los dos grupos independentistas del Parlament han consumado este martes su ruptura a cuenta de los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo. Esquerra Republicana se ha plantado y ha rechazado la pretensión de Junts per Catalunya de que se puedan contabilizar en las votaciones del pleno previsto para esta tarde los votos de Carles Puigdemont, huido en Bruselas, y de tres diputados encarcelados: Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez.

La ruptura escenificada hoy deja aún en una posición más precaria al independentismo y hace ingobernable Cataluña, pese a las promesas realizadas el pasado día 5 por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente Pere Aragonès de aguantar la legislatura hasta que, por lo menos, se conozca la sentencia del procés.

La consecuencia directa de esa minoría precaria se ha visto esta tarde en el Parlament durante la votación de las propuestas de resolución. Varias iniciativas presentadas por el bloque independentista no han podido salir adelante tras un empate a 65 en las votaciones. Los 65 votos independentistas corresponden a Junts per Catalunya (30), Esquerra Republicana (31) y la CUP (4). Una de esas resoluciones era la de Junts per Catalunya que pedía reprobar "la actuación del rey Felipe VI y abolir la monarquía", que no ha salido adelante tras empatar a 65 votos. La Cámara catalana también ha rechazado reivindicar la autodeterminación de Cataluña, tras tumbarse una propuesta pactada por el partido de Puigdemont, ERC y la CUP.

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana sumaron 66 diputados tras las elecciones del pasado 21 de diciembre, de un total de 135 escaños. Con el acuerdo de la Mesa de este martes quedan en 62, de los que hay que descontar también a Toni Comín (ERC), huido en Bruselas, que tiene planteado un recurso. En total, 61 escaños. Si se sumasen los cuatro de la CUP serían 65, pero seguirían estando lejos de los 68 necesarios para la mayoría absoluta.

Carta de Puigdemont, Turull, Rull y Jordi Sánchez al Parlament.
Carta de Puigdemont, Turull, Rull y Jordi Sánchez al Parlament.

La escenificación del desencuentro se ha producido en la reunión de la Mesa del Parlament, que ha durado más de hora y media. Junts per Catalunya ha planteado en esa reunión que siga siendo válida la delegación de voto para esos cuatro diputados que registró la semana pasada, pero su pretensión ha sido rechazada por Esquerra Republicana y el PSC con la abstención de Ciudadanos.

El rechazo de Esquerra se ha producido al amparo del informe de los letrados de la Cámara conocido este lunes en el que advirtieron de que si esos diputados no designaban un sustituto, no podrían votar en el pleno y, si lo hicieran, los acuerdos que se adoptasen serían nulos.

Tras el auto firme de procesamiento dictado el pasado 9 de julio por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, los seis diputados quedaron suspendidos de sus funciones y dejaron de cobrar su sueldo. Sin embargo, el juez abrió la puerta a que, para no alterar las mayorías parlamentarias, los diputados pudieran designar a un sustituto.

Eso es lo que hicieron la semana pasada Oriol Junqueras y Raül Romeva, pero los cuatro diputados de Junts per Catalunya se han negado reiteradamente. Eso provocó la suspensión de un pleno el 18 de julio y el aplazamiento del previsto para el pasado día 4, que finalmente debe celebrarse esta tarde.

Los cuatro diputados suspendidos de Junts per Catalunya han elaborado un comunicado en el que sostienen que el hecho de que se rechace su delegación de voto solo se comprende desde "una argumentación supeditada a posibles coacciones de un órgano ajeno al poder legislativo". Los cuatro asumen que si la Mesa les impide ejercer su derecho a voto, sus cuatro votos "dejarán de contabilizarse". "Estamos convencidos de que la mayoría de 61 escaños permitirá mantener el actual Govern y seguir impulsando el proyecto republicano", han asegurado.

Por su parte, el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, también ha respondido desde la cárcel a la decisión de Junts per Catalunya. "El acuerdo aprobado por el pleno del día 2 de octubre ni nos suspende ni nos sustituye y permite garantizar nuestros derechos como diputados. Por encima de todo tenemos que preservar la mayoría independentista, no nos podemos permitir poner en riesgo la gesta del 21-D [elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017] ".

El Govern asume que tendrá que tirar adelante sin la mayoría parlamentaria

La portavoz del Ejecutivo catalán, Elsa Artadi, ha reconocido esta tarde que el Govern tendrá que hacer un mayor esfuerzo para buscar alianzas con otros grupos no independentistas de cara a mantener la actividad legislativa y de acción de Gobierno. El anuncio ha llegado después de que la Mesa del Parlament cerrara la puerta a Junts per Catalunya y su fórmula de sustitución de los diputados procesados por rebelión. Artadi ha comparecido tras la reunión semanal del Govern  

"Es evidente qye tendremos que buscar apoyos", ha asegurado Artadi, si bien ha recordado que "a día de hoy ya teníamos 68 votos [los de Junts per Catalunya y ERC]" y ha quitado hierro al hecho que las dos formaciones que sostienen al Govern voten de forma distinta en el Parlament.  "Ya sabíamos cuál era la situación que teníamos", ha asegurado.

"Como Govern denunciamos las injerencias del juez Llarena por interferir en el normal funcionamiento del Parlament. Nos conjuramos para luchar tanto como sea posible ante la represión que afecta al buen funcionamiento del Parlament", ha apostillado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información