Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recinto ferial lo vigilo yo

Bronca entre la Policía Local de Las Rozas y la Guardia Civil al obligar un mando del instituto armado a retirar a los agentes de paisano en las fiestas

Cuartel de la Guardia Civil en Las Rozas el pasado sábado.
Cuartel de la Guardia Civil en Las Rozas el pasado sábado.

Eran las dos de la madrugada del sábado 29 de septiembre y el recinto ferial de Las Rozas estaba repleto de personas –en su mayoría adolescentes y jóvenes– que celebraban las fiestas patronales en honor a san Miguel. En ese momento el capitán de la Guardia Civil José Manuel Núñez, adjunto la compañía de Majadahonda, se dirigió a un policía local de paisano en el recinto ferial. Le preguntó qué hacía identificando a un supuesto ladrón de teléfonos móviles. El agente le dijo que estaba haciendo su trabajo, a lo que el mando del instituto armado le respondió que no era su función y que los hurtos eran competencia suya. A partir de ahí, el capitán ordenó que se marcharan de la zona todos los agentes de paisano. Desde entonces, hay un conflicto abierto entre ambos cuerpos con difícil solución.

El plan de seguridad de las fiestas de Las Rozas fue presentado en una junta local de seguridad extraordinaria. Igual que otros años, incluía que agentes de paisano de la Policía Local se dedicarían a evitar los robos de móviles. Se instalarían cámaras de seguridad y desde el puesto de control se vigilaría la presencia de ladrones habituales para identificarlos, detenerlos y expulsarlos de la zona. Este sistema había funcionado otros años, en los que la incidencia de robos fue prácticamente nula con una quincena de robos.

La situación cambió este año. El capitán José Manuel Núñez no acudió a la junta de seguridad. Pese a ello, disponía de la documentación de cómo se iban a distribuir los agentes locales y cuáles eran sus cometidos. Su decisión unilateral y sobre la marcha de que se retiraran los agentes locales sentó muy mal a los mandos de la Policía Municipal. De hecho, le recordaron que excedía de sus competencias, pese a lo cual mantuvo su orden. Los agentes se quedaron en el exterior del recinto, a la espera de que fuera necesaria su intervención.

Las denuncias por robo de móviles se han quintuplicado en esta edición

Las consecuencias, criticadas por los cinco sindicatos con representación en la Policía Local (CC OO, CSIF, UGT, UPM y CPPM), fueron nefastas. Se quintuplicaron las denuncias por robos de móviles en el recinto ferial, pasando de las 15 de otros años a las 75 de esta edición, según fuentes municipales. De hecho, se formó una larga cola de jóvenes delante del puesto provisional de la policía para denunciar las sustracciones.

“Había guardias civiles provistos de material antidisturbios que entraban en el recinto ferial, donde estaba actuando un Dj, y paraban las peleas, pero estas se reproducían al poco”, se quejan fuentes sindicales. “Otros años entrábamos todos de manera conjunta y se expulsaba a los que estaban creando problemas”, añaden. La situación fue tal que el pinchadiscos tuvo que parar la actuación en más de una ocasión ante los altercados que se registraban. Su actuación terminó una hora antes de lo previsto ante “el cariz que estaban tomando los acontecimientos”, según denuncian los sindicatos. Esto no se había producido en los últimos 10 años en las fiestas patronales, según su versión.

“Nosotros conocemos perfectamente a los ladrones de móviles. Les tenemos perfectamente identificados porque siempre se dedican a robar en las mismas zonas del municipio. Eso no ocurre con la Guardia Civil”, reconocen varios agentes locales. Fuentes municipales han confirmado que los mandos policiales de Las Rozas han mandado sendas quejas a la Comandancia de la Guardia Civil y a la Delegación del Gobierno en Madrid, con la intención de que se abra una investigación al capitán Núñez para determinar si se excedió en sus atribuciones.

Una portavoz del instituto armado en la Comunidad de Madrid explicó a EL PAÍS que no iban a entrar a valorar lo ocurrido en las fiestas de Las Rozas. Tan solo se limitaron a señalar que la actuación del capitán cuenta con el visto bueno de su superior inmediato.

Los sindicatos policiales tachan de “menosprecio” el trato recibido

Los sindicatos se quejaron del “malestar absoluto” y del “menosprecio” sufrido por la Policía Local y recordaron que actuaciones como la del capitán Núñez suponen un grave perjuicio para la seguridad ciudadana al no poder trabajar de manera conjunta. Y ello, pese a que las actuaciones de ambos cuerpos estaban perfectamente recogidas en los planes de seguridad de las fiestas, como en años anteriores.

“Lo que nos han pedido es que sigamos trabajando como hasta ahora y que haya máxima cooperación y colaboración con los guardias del puesto de Las Rozas. En definitiva, ellos no tienen la culpa de las decisiones de sus mandos”, reconoce un policía local de Las Rozas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información