Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por la municipalización del Estadio de Vallecas

El concejal Francisco Pérez (Ahora Madrid) aboga porque el campo del Rayo Vallecano, propiedad de la Comunidad, pase a estar en manos municipales

El estadio del Rayo Vallecano.
El estadio del Rayo Vallecano.

El Estadio de Vallecas es propiedad de la Comunidad de Madrid, como consecuencia de circunstancias históricas excepcionales. Tras la desaparición del Racing Club, una vez finalizada la guerra civil, sirvió de campo de internamiento de republicanos. Este es el motivo de que el estadio fuera adscrito a la Jefatura Provincial del Movimiento y posteriormente a la Diputación Provincial y a la Comunidad de Madrid. Es muy habitual la propiedad pública de los estadios de fútbol; así, de los 42 equipos que integran la primera y la segunda división, 29 estadios son de titularidad pública, pero atención, de estos solo el del Rayo y el del Osasuna son de titularidad autonómica.

Los 27 restantes, que suponen el 64% del total, son de titularidad municipal. El caso de El Sadar, propiedad del Gobierno Foral, es muy singular, ya que el Osasuna representa al conjunto de la población navarra y esta comunidad no cuenta con ningún otro equipo en las máximas categorías del fútbol español. En este sentido, el caso del estadio vallecano es una anomalía, ya que siete equipos madrileños forman parte de las máximas categorías, distribuidos en cinco ciudades. Salvo el de Vallecas, los otros cuatro estadios públicos madrileños son de titularidad municipal.

La cesión de estadios y otras instalaciones municipales a Sociedades Anónimas Deportivas supone un apoyo decisivo a su actividad a cambio de la promoción de la ciudad a través de un espectáculo que concentra las mayores audiencias e impactos en los medios de comunicación. La colaboración público privada a la hora de conservar, reformar y rehabilitar estadios ha obtenido magníficos resultados como evidencian los casos recientes de Anoeta, La Cerámica o Balaídos. Estos ejemplos se sitúan en las antípodas de lo sucedido en los últimos seis años con el estadio vallecano, su pésimo estado de conservación, los continuos retrasos en la ejecución de las prescripciones de la ITE o la decisión de celebrar el primer partido de liga en un estadio en obras con el consiguiente riesgo para 15.000 personas. Es fácilmente comprensible la indignación de la afición rayista.

En un contexto en el que la propiedad de los equipos de fútbol es muy cambiante, la propiedad pública de estadios y ciudades deportivas es una forma de arraigar los equipos a su ciudad y, en el caso del Rayo Vallecano, a un barrio de Primera. Dicho de otra manera, es una forma de compartir la propiedad de un bien que no es solo mercantil, sino que es también sentimental y estimulador la identidad local.

En la práctica, el contenido (la gestión deportiva y económica) es privada y el continente (instalaciones y entorno social) pública. Si el estadio es de sus aficionados, esta propiedad se debería ejercer a través del Ayuntamiento de Madrid y más concretamente por medio de la Junta Municipal de Puente de Vallecas, en el marco de las competencias delegadas en materia deportiva por la Alcaldía de Madrid. Propongo, por lo tanto, que cuando finalicen las obras, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital inicien negociaciones para la transmisión de la titularidad del Estadio de Vallecas a este último. La medida facilitaría el control de las obligaciones del cesionario, la mejor ejecución de las correspondientes al propietario y el control de ambos por la afición vallecana. Con valentía, coraje y nobleza.

Francisco Pérez es concejal de Puente y Villa de Vallecas de Ahora Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información