Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos afrontan divididos la huelga del metro de Barcelona

CGT, el sindicato que representa a un tercio de los trabajadores, se desmarca de los paros

Asamblea de los trabajadores del metro de Barcelona.
Asamblea de los trabajadores del metro de Barcelona.

El conflicto entre los trabajadores del metro de Barcelona y la empresa Transportes Metropolitanos de Barcelona es recurrente. Como lo son las convocatorias de huelga. Y la división sindical. Lo insólito, esta vez, es que ante la convocatoria de paros para el puente de La Mercè, el sindicato CGT, que ha liderado las últimas huelgas y que tiene un tercio de la representación de los trabajadores, figura como convocante de la huelga, pero se ha desmarcado del comité de huelga. Ayer se celebró la primera reunión de mediación entre las partes en el departamento de Trabajo y terminó sin acuerdo. TMB pide servicios mínimos del 80% y los sindicatos piden no hacerlos.

Para entender el conflicto vale la pena recordar dos cuestiones clave del marco en el que se produce. Una, que hace apenas un año que se firmó el convenio tras años de conflicto. Y dos, que en dos meses se celebrarán elecciones sindicales en una plantilla que tiene 3.500 empleados representados por hasta seis sindicatos que están en conflicto casi permanente, como se visualizó durante las negociaciones y movilizaciones del convenio.

La convocatoria de paros, del 21 al 24 de septiembre, se produce 14 meses después de la firma del convenio del suburbano, que llegó tras un duro pulso entre trabajadores y empresa, con decenas de jornadas de huelga. Esta vez el motivo es, aseguran los trabajadores, el incumplimiento de los acuerdos de entonces. En materia de contratación o permisos, por ejemplo. La huelga se decidió la primera semana de septiembre en dos asambleas en las que votaron solo un centenar de trabajadores de una plantilla de 3.500.

Y este es uno de los motivos por los que la CGT no avala la protesta. En un duro escrito, el sindicato considera la convocatoria "un despropósito" y tacha de "muy grave" el hecho de "defender una huelga mediática". "La CGT nunca ha estado de acuerdo en convocar huelgas farol y no nos parece correcto como se está planteando esta. Es evidente que si se llega a los paros los realizaremos, como convocantes que somos por mandato de la asamblea, pero no vamos a ser partícipes del proceso y no estaremos en el comité de huelga", aseguran.

En ausencia de la CGT, el sindicato con mayor representación en el comité de huelga es UGT. El secretario general de la sección sindical del Metro, Jordi Gómez, explicó ayer tras la reunión mantenida con TMB que uno de los motivos para convocar la huelga de La Mercè es que TMB ha contratado a una veintena de personas para la nueva L9 a la Zona Franca con contratos de obra y servicio por 21 meses. "Han hecho tres de formación, que sumados a los 21 meses, suman dos años, el tope legal para contratar a alguien por obra y servicio y no tener que hacerle fijo", criticaba ayer. Otro de los puntos que cuestiona la plantilla es la "usurpación de funciones" por parte de vigilantes de seguridad que se están encargando de hacer tareas propias del personal de TMB, como abrir y cerrar estaciones. "Luego nos encontramos que entran grafiteros porque los vigilantes hacen tareas que no les corresponden", alertó Gómez.

 TMB respondió ayer a la convocatoria de huelga con un comunicado en el que asegura que "la empresa está aplicando las mejoras económicas y sociales pactadas" y apunta que lo hace en el marco de los límites presupuestarios que afectan al sector público. Sobre los motivos de la convocatoria, afirma que "se trata de reivindicaciones puntuales o discrepancias, algunas judicializadas otras sin relación con el Convenio, y en ningún caso con entidad para justificar el recurso de la huelga y la no prestación del servicio".

Más información