Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El convenio de metro revierte externalizaciones y recortes

La asamblea de trabajadores vota el jueves si acepta el acuerdo y desconvoca los paros

La estación Diagonal de la L5, este lunes.
La estación Diagonal de la L5, este lunes.

La propuesta de Convenio Colectivo del Metro que ha redactado la Generalitat y que ha aceptado TMB tiene también una amplia aceptación por parte de los sindicatos. El documento, de 19 páginas, al que ha tenido acceso este diario, supone grandes avances respecto a los primeros redactados de la empresa. Comienza a revertir la externalización de los trabajos de mantenimiento, descongela salarios y los incrementa, y prevé reducir notablemente los contratos parciales y temporales. La pelota está en el tejado de la asamblea de trabajadores, que, después de tres meses de huelga, mañana votará si lo acepta.

El presidente del comité de empresa de Metro, Pere Ramon (CGT), elude entrar a valorar el texto. Pero afirma que “si el comité de huelga lo lleva a la asamblea, es porque es el documento que más cerca está de la plataforma inicial”. “No recoge el 100% de los puntos, pero hay avances”, admite recordando que son los trabajadores quienes tienen la última palabra. La asamblea, por decisiva, promete ser más concurrida que las últimas. Pero una cosa es que los representantes sindicales le hayan dado el visto bueno en la mesa de mediación y otra que los trabajadores, representados por seis sindicatos distintos, acepten la propuesta. Estos son los principales puntos del convenio, un texto que introduce mejoras que la alcaldesa Ada Colau ha afirmado que tienen un límite de 23 millones de euros hasta 2020.

Incremento salarial. Con los salarios congelados desde hace cuatro años, el convenio prevé un aumento salarial del 4,5% en los cuatro años de vigencia (un 1% anual y un 1,5% el último año). Además, introduce complementos por formación en riesgos laborales que suman otro 4,25% en total. Estos complementos son la fórmula que las partes han acordado para esquivar el tope del 1% de aumento salarial que fija la Ley Montoro. Por lo tanto, se aplicarán durante la vigencia del acuerdo pero no se consolidan: no están previstos a partir de 2020.

El convenio de metro prevé volver a cubrir las bajas de personal

Contratación. TMB había dejado de cubrir las bajas que se producían, una de las causas de que, con menos personal, en muchas estaciones no hay nadie para atender a los viajeros. La propuesta prevé cubrir todas las vacantes y ampliar al 100% la jornada todos los empleados de mantenimiento (271). También que 372 contratos parciales pasen a jornada completa en 2020 y que un total de 190 trabajadores de la bolsa de verano hayan pasado a “contrato de relevo con garantía de indefinido” en 2022.

Internalización de tareas. Es uno de los puntos clave: el convenio comienza a revertir la externalización de los trabajos de mantenimiento de vías y catenarias, donde contempla 46 contratos, y prevé consultar al comité en caso de que hubiera que encargar alguna tarea a una empresa externa. Los trabajadores lo ven como un punto y final a la privatización de tareas que comenzó en 2012 y que entienden que era un precedente peligroso. Si hoy se externalizaba el mantenimiento, mañana podía ser otro departamento. El compromiso de internalización, con todo, no recoge los 11 puntos que pedían los sindicatos.

Personal fuera de convenio. “Pendiente de resolución judicial”, afirma lacónico el texto sobre la sentencia judicial, pendiente de aplicación, de incorporar este personal al convenio.

Dos nuevos turnos. La propuesta prevé crear dos nuevos turnos que se suman a los de mañana, tarde y noche en los agentes de atención al cliente (que también conducen metros). La fórmula busca eliminar contratos a tiempo parcial durante el día y concentrarlos en el turno de noche. El texto entierra la categoría que pretendía introducir TMB de agente formador, que suponía crear una doble escala salarial.

T-movilidad. El texto garantiza que la implantación del nuevo título integrado de transporte no comportará externalizaciones, ni reducirá empleos ni jornadas.