Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La división sindical en el metro complica la resolución de la huelga

La radicalización de parte de la plantilla y las votaciones a mano alzada ralentizan el pacto

Huelga Metro Barcelona
El metro de Barcelona durante la huelga. EL PAÍS

Años de desencuentros entre la plantilla del metro y la empresa pública Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) han provocado una desconfianza entre las partes que no ayuda a la resolución del actual conflicto por la negociación del convenio, que ha provocado cuatro huelgas en lo que va de año. Pero no es el único problema. También los seis sindicatos están divididos, un enfrentamiento que complica el conflicto. Con 27 representantes en total, la mayoría del comité la tiene CGT (9 representantes), seguidos de UGT (7), CC OO (3), CPTC (Colectivo del Personal de Trenes, 3), SU (Sindicato Unitario, 2) y CIM (Colectivo Independiente de Metro, 2).

El pasado día 20, durante una reunión que se interpretó como un gran avance, todos los representantes firmaron una propuesta de la mediadora que tanto la empresa como la plantilla se comprometieron a “someter a consideración”. Varios sindicalistas presentes en la reunión salieron satisfechos y esperanzados, incluidos los de CGT, el sindicato mayoritario. La propuesta avanzaba en cuestiones como la contratación de eventuales y en ampliación de jornada los que la tienen parcial, y mejoraba también la oferta en cuanto a salarios. También fijaba una tregua de un año en la convocatoria de huelgas para seguir negociando, un extremo que algunas fuentes consideran inaceptable mientras otras mantienen que se podía romper si no se avanzaba.

Tras la firma del acta comienzan las distintas versiones del desenlace. Según algunas fuentes, los seis sindicatos acordaron llevar la propuesta a la asamblea, sin posicionarse, y que decidieran los trabajadores. Según otras, no hubo tal acuerdo. El hecho es que los sindicatos CPTC y CIM se desmarcaron (o no), se posicionaron públicamente por el no e incluso escribieron a toda la plantilla. El jueves 26, las dos asambleas de trabajadores votaron mantener la convocatoria de huelga de esta semana. Durante las asambleas, a las que acudió un 30% de la plantilla, y en las que se vota a mano alzada, CPTC y CIM fueron los únicos sindicatos en posicionarse.

“Soberanamente, la asamblea decidió votar en contra”, declaran varios representantes sindicales cuando se les pregunta si se les puede citar con nombre y apellido. Solo desde el anonimato acusan a los dos sindicatos corporativos de “reventar la propuesta antes de la asamblea”. Las mismas fuentes señalan que una parte de la plantilla muestra posturas muy radicales, y que “cualquier intento de explicar detenidamente las propuestas es tachado de pactismo”. “Acaba ganando el que más grita” o “las asambleas parecen una competición a ver quién es el más radical”, aseguran dos fuentes consultadas.

Por parte de CPTC, Martín Villanueva, considera que la propuesta de la mediadora “se deja por el camino demasiadas reivindicaciones” y asegura que durante las conversaciones mantenidas en antes de la huelga del Mobile hubo borradores encima de la mesa con más mejoras que las de la propuesta del día 20. Desde CIM, David Vázquez, insiste en que es la asamblea quien decide si se convocan o desconvocan las huelgas. Niega que se acordara no posicionarse y argumenta el no de su sindicato porque no responde a las reivindicaciones en contratación de personal eventual y por la exigencia de paz social durante un año.