Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVALES DE MÚSICA

Crisis interna en el tripartito de Móstoles por el festival Amanecer Bailando

Podemos Móstoles, socios del gobierno del PSOE en la localidad, ha exigido la dimisión de la alcaldesa, la socialista Noelia Posse

Vista del escenario del Festival Amanecer Bailando.
Vista del escenario del Festival Amanecer Bailando. EFE

Podemos Móstoles, socios del gobierno del PSOE en la localidad, junto a Izquierda Unida, ha exigido la dimisión de la alcaldesa, la socialista Noelia Posse. La petición surge como consecuencia de la “irresponsabilidad”, los “daños irreparables” y las “supuestas irregularidades” cometidas en los preparativos y la celebración del festival de música electrónica Amanecer Bailando. Una portavoz municipal aseguró a EL PAÍS que el pacto no peligra y destacó que en la Junta de Gobierno celebrada ayer los concejales de Podemos participaron “con total normalidad”.

El evento de música electrónica congregó más de 17 horas, desde la tarde del sábado a la mañana del domingo, a unas 25.000 personas en el parque de Prado Ovejero, a pesar de la oposición de partidos políticos, ecologistas y vecinos. Su celebración ha supuesto una oleada de quejas a causa del ruido, la suciedad y el deterioro del espacio verde y las calles aledañas, también por parte de vecinos de Alcorcón afectados.

Niveles de ruido

“Los niveles de ruido eran superiores a los que permite la normativa y la zona quedó arrasada”, sostuvo ayer Mónica Monterreal, de Podemos Móstoles. Monterreal señaló que existe una crisis de gobierno, pero desconoce cómo va a afectar al tripartito, formado por siete concejales del PSOE, seis de Podemos y dos de IU. “Estamos en contra de seguir trabajando con esta alcaldesa, no queremos que siga al frente de la ciudad. Si lo hace, estudiaremos qué medidas tomar”, precisó. El PP también pidió la dimisión de la alcaldesa.

Por su parte, la organización de festival Amanecer Bailando hizo llegar un documento al Ayuntamiento de Móstoles, a “título informativo”, en el que detallan el sobrecoste de 50.000 euros que les ha supuesto el cambio de ubicación del evento, que inicialmente estaba previsto en el parque natural de El Soto. Destacaron además el daño hecho a la marca del festival.

Una portavoz municipal aseguró a EL PAÍS que el pacto no peligra y destacó que en la Junta de Gobierno celebrada ayer los concejales de Podemos participaron “con total normalidad”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información