Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector turístico valenciano otea nuevos mercados de demanda

La Agencia Valenciana de Turismo y la patronal hotelera Hosbec giran la vista hacia países con gran capacidad de emisión para evitar una dependencia excesiva del Reino Unido

La playa de Benidorm, con sus altos edificios de fondo. Ampliar foto
La playa de Benidorm, con sus altos edificios de fondo.

La pérdida de turismo británico este año en general en toda la Comunidad Valenciana, pero con más incidencia en Benidorm, ha despertado cierta inquietud en el sector turístico, que empieza a vislumbrar los inconvenientes que podrían derivarse de una dependencia excesiva de este mercado.

Los datos de ocupación de la temporada estival, que han registrado un descenso de 3,2 puntos en julio y de 0,3 en agosto, han llevado tanto a la patronal hotelera como a la Agencia Valenciana de Turismo a calificar de “bueno” el verano que está a punto de terminar. Eso sí, con ciertas reservas. La pérdida del mercado británico se ha acentuado en este 2018, aunque la ocupación no se haya resentido en la misma medida debido a la recuperación del turista nacional, por la que clamaba el sector meses atrás.

La buena climatología que ha reinado en buena parte de Europa durante la mayor parte del verano –Reino Unido incluido- ha sido, según ha apuntado el presidente de Hosbec, Toni Mayor, uno de los factores principales que han propiciado la bajada de las cifras de turistas británicos, que han optado en muchos casos por las staycations, es decir, vacaciones en casa aprovechando la bonanza de las temperaturas.

Otra causa clave para entender el descenso hay que buscarla en el resurgimiento de destinos competidores como Egipto, Túnez y, especialmente, Turquía, una vez que se ha normalizado la situación en sus territorios.

Sea como fuere el parón era algo esperado tanto por la administración como por los hoteleros, según han reconocido tanto Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, como Toni Mayor. “Es imposible crecer cada año dos dígitos como en 2017, que fue una temporada excepcional” sostienen ambos.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la tendencia puede continuar igual en años venideros, ambas partes ya han comenzado a analizar y diseñar estrategias para adelantarse a posibles acontecimientos. Estrategias que pasan por ampliar la demanda hacia mercados que en estos momentos no aportan cifras muy significativas, pero que sí tienen capacidad suficiente para convertirse en emisores con mayor protagonismo. Es el caso de Portugal, Francia, los países nórdicos, China y Japón. “China es en la actualidad el primer país emisor de turistas del mundo y eso hay que tenerlo en cuenta” señalaba Colomer.

Para la próxima campaña, la administración pública ha previsto la asistencia a un mayor número de ferias especializadas en productos y segmentos, sin perder de lado las acciones de promoción en redes sociales y prestigiosos blogueros internacionales. Buena parte de ello enfocado en la captación de turistas en esas latitudes.

No significa ello, no obstante, que se vaya a bajar la guardia en el tradicional mercado británico. De hecho, también se prevé reforzar la promoción en las islas y la primera acción será una participación mayor en la World Travel Market de Londres el próximo noviembre donde, por primera vez, la Comunidad Valenciana acudirá con estand propio. En ese recinto, además, Benidorm y la Costa Blanca acapararán la mayor parte del espacio.

Más información