Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y la Generalitat alcanzan un acuerdo de “neutralidad” en espacios públicos sin concretar cómo

Grande-Marlaska y Buch evitan polemizar por los lazos amarillos en la reunión de la Junta de Seguridad

Grande-Marlaska (izq.) y Quim Torra, asisten a la Junta de Seguridad de Cataluña en el Palau de la Generalitat

La Generalitat y el Ministerio del Interior han evitado entrar en el cuerpo a cuerpo a propósito de los lazos amarillos y han optado por apaciguar los ánimos. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el consejero catalán Miquel Buch han expresado este jueves, tras la Junta de Seguridad de Cataluña, su “compromiso de garantizar un espacio público neutral”, en palabras del ministro. No han concretado, sin embargo, cómo se asegura esa neutralidad ni qué pautas deberán seguir los Mossos d'Esquadra para lograrlo. "De lo que todos somos conscientes", ha insistido Marlaska, es de que las calles "no pueden ser monopolizadas por nadie".

Buch ha pasado aún mucho más de puntillas por el asunto de los lazos, que se ha abordado como primer punto del orden del día en la reunión. Si el ministro ha expresado su "preocupación" por la convivencia en Cataluña, el consejero ha expresado que no considera "un problema grave de convivencia" los episodios de amenazas y agresiones entre personas que ponen lazos amarillos —símbolo para pedir la liberación de los políticos independentistas— y personas que los retiran. Buch se ha comprometido a evitar la "confrontación" entre ciudadanos por ese motivo y ha admitido que en las últimas semanas "ha habido más hechos". El consejero ha atribuido esa eclosión a las maniobras de "cierto partido político" al que "le interesa que eso sea un problema", en clara alusión a Ciudadanos. "No estamos para generar problemas", ha apostillado el ministro.

El "compromiso" por la convivencia no pasa de eso, un compromiso genérico que se basa, según han comentado, en la "lealtad" entre instituciones y en la "confianza" de que los Mossos actuarán para que "los ciudadanos puedan ejercitar sus derechos y libertades", ha afirmado el ministro. "Los Mossos han hecho un gran trabajo y confiamos en ellos en caso de que haya problemas de seguridad ciudadana", se ha comprometido su homólogo en la Generalitat, que ha animado a la población a "llamar a la policía" en caso de que detecte algún problema de convivencia relacionado con los lazos amarillos.

Tras una reunión de casi dos horas, Marlaska y Buch han mostrado buena sintonía ante la prensa. Preguntado por la llegada de agentes antidisturbios de Policía a Cataluña por la Diada, el ministro le ha restado importancia y ha asegurado que su único objetivo es "ayudar" a los Mossos en caso de que se vean desbordados. Buch, por su parte, ha asegurado que la policía autonómica sabrá cumplir con su obligación sin necesidad de refuerzos.

Los Mossos , en el Centro de Inteligencia antiterrorista 

Los Mossos d'Esquadra se incorporarán, en menos de un mes, al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), una vieja aspiración de la policía autonómica que permitirá mejorar la coordinación en la lucha contra el terrorismo yihadista. Ese es uno de los acuerdos alcanzados este jueves en Barcelona durante la Junta de Seguridad de Cataluña presidida por Quim Torra, en la que ha participado Marlaska.

La Generalitat y el Ministerio del Interior han pactado que los Mossos se sumen definitivamente al CITCO en un plazo inferior a los 30 días, tiempo que consideran suficiente para que los informáticos solventen los "problemas técnicos" que permitan hacer compatibles los sistemas y las bases de datos de la Generalitat y del ministerio. Un portavoz ha agregado que un representante de los Mossos estará "permanentemente" integrado en la sede del CITCO.

La Generalitat, por su parte, ha pedido al ministerio dos nuevas promociones de agentes de los Mossos, de 750 plazas cada una, para 2019 y 2020. El ministerio trasladará la petición, que permitiría fijar la plantilla de la policía autonómica en torno a los 18.000 agentes.

La incorporación de los Mossos d'Esquadra como miembros de pleno derecho en el CITCO era una histórica reivindicación del Gobierno catalán, que se acordó en la reunión de la Junta de Seguridad celebrada en julio de 2017 -cuando el presidente de la Generalitat era Carles Puigdemont y el del Gobierno, Mariano Rajoy-, si bien aún no se había concretado.

El CITCO fue creado precisamente para centralizar la información en materia terrorista de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, también las autonómicas. En la actualidad está integrado por la Policía Nacional, la Guardia Civil, el CNI, Instituciones Penitenciarias, y desde hace un año también por la Ertzaintza.

Más información