Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma del Estatuto genera las primeras tensiones en las instituciones vascas

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano (PNV), marca distancia con Urkullu al defender el acuerdo de máximos con EH Bildu

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, comperece junto al consejero de Salud, Jon Darpón, este martes en Vitoria.
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, comperece junto al consejero de Salud, Jon Darpón, este martes en Vitoria.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, del PNV, se ha vuelto a alinear con el sector más soberanista de su partido al respaldar "totalmente" las bases del nuevo Estatuto vasco pactado con EH Bildu en la Ponencia sobre Autogobierno, en contra del planteamiento más aperturista ofrecido esta misma semana por el lehendakari, Iñigo Urkullu, partidario de ensanchar los consensos políticos y de sumar a otros partidos no nacionalistas al futuro Estatuto. Olano ha declarado este martes que los principios acordados por el PNV y EH Bildu son irrenunciables porque suponen "la institucionalización del derecho a decidir" del País Vasco.

Si Urkullu abogó este lunes por huir del "todo o nada" en la reforma del Estatuto y abogaba por aprobar en el Parlamento autonómico un texto con un mayor grado de consenso político que el alcanzado por el PNV y EH Bildu (estas dos formaciones tienen mayoría absoluta en la Cámara), al día siguiente Olano ha asegurado que "comparte y respalda totalmente" las bases acordadas por estos dos partidos.

El borrador que apadrinan las dos fuerzas nacionalistas otorga la categoría de “nación” al pueblo vasco, establece una diferencia entre ciudadanía y nacionalidad y apuesta por un modelo de Estado confederal. Euskadi tendría una relación bilateral, “de igual a igual” y de “no subordinación”, con el Estado. El texto recoge además la facultad del Gobierno vasco de convocar una “consulta habilitante” sin validez jurídica, una figura que no tiene acomodo en la Constitución ni en el Estatuto actual. Estas bases serán analizadas ahora por un grupo de expertos juristas antes de debatir en el Parlamento su redacción final.

Olano ha afirmado este martes, en una comparecencia oficial como diputado general de Gipuzkoa, que los principios recogidos en el acuerdo entre el PNV y EH Bildu "pretenden la institucionalización del derecho a decidir", lo que resulta "imprescindible para que este país y este territorio crezcan económica y socialmente".  La declaración de Olano vuelve a poner al descubierto las diferentes sensibilidades que conviven en el PNV sobre el autogobierno vasco. El mandatario guipuzcoano, afín a la corriente del partido encabezada por Joseba Egibar y defensor de la vía impulsada por el exlehendakari Ibarretxe, choca con la consigna lanzada por el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien a mediados de julio pasado se mostró dispuesto a aceptar "cambios" en las bases del nuevo Estatuto pactado con EH Bildu con el fin de lograr "el máximo consenso" e integrar a los socialistas y Podemos.

"El PNV está dispuesto a hacer cambios y modificaciones, pero para conseguir mayores compromisos", dijo Ortuzar entonces al tender la mano a socialistas y Podemos a negociar la redacción del futuro Estatuto. Olano, que también ha considerado "deseable" que otros partidos se sumen al acuerdo entre el PNV y EH Bildu, ha defendido que el derecho a decidir de los vascos es un principio que no se puede dejar de lado "en la búsqueda de nuevas adhesiones" a las bases del borrador de nuevo Estatuto.

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha opinado hoy que la declaración ofrecida por Olano, que también gobierna en Gipuzkoa en coalición con los socialistas, no afectará a la estabilidad institucional en Euskadi. Ha recordado que el PNV y el PSE recogieron en su acuerdo de gobierno un punto de discrepancia en materia de autogobierno y se dejaron las manos libres para defender sus posturas sobre esta materia durante la presente legislatura.

Erkoreka se ha remitido a las declaraciones hechas ayer por el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien afirmó que como militante del PNV estaba cómodo con lo pactado en esta materia entre su partido y EH Bildu pero como representante institucional abogaba por ensanchar ese acuerdo. "El debate político sobre el futuro del autogobierno hasta la fecha, ni creo yo que en lo que resta de legislatura, va a afectar la estabilidad del gobierno", ha zanjado.

Erkoreka contacta con Batet

El portavoz del Ejecutivo autonómico ha desvelado que ayer y a iniciativa suya tuvo un contacto telefónico con la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, en la que le recordó los compromisos alcanzados en julio entre ambas partes para avanzar en la materialización de las 37 transferencias pendientes. Batet ha quedado en "formular una propuesta a lo largo de esta semana", según Erkoreka ha reconocido que en una única reunión no van a poder "liquidar todo" y que por algo hay que empezar, pero ha dejado claro que el propósito del Gobierno vasco es retomar el proceso transferencial con todo el listado.

Erkoreka también ha afirmado que en el asunto de los menores extranjeros no acompañados debe regir el "principio de corresponsabilidad" para el reparto de cuotas entre territorios. Respecto a la reunión de mañana de la Mesa de Coordinación Interterritorial de Menas convocada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha indicado que el Gobierno vasco defenderá que no puede ser que haya territorios que "concentren sistemáticamente casi la totalidad" de los menores extranjeros no acompañados y otros no acojan a prácticamente ninguno.

Más información