El PNV y EH Bildu pactan una consulta “habilitante” del Estatuto antes de llevarlo a las Cortes

Los nacionalistas acuerdan celebrarla sin validez jurídica y como paso previo a negociar con el Estado

Reunión de la Ponencia de Autogobierno celebrada este viernes en Vitoria.
Reunión de la Ponencia de Autogobierno celebrada este viernes en Vitoria.PARLAMENTO VASCO

El PNV y EH Bildu han pactado hoy que la futura reforma del Estatuto del País Vasco sea sometida a una consulta "habilitante" entre la ciudadanía vasca, cuya celebración sería previa a la tramitación del nuevo texto estatutario en las Cortes Generales y no tendría validez jurídica. Las dos formaciones nacionalistas han coincidido en incluir esta fórmula con el fin de que la ciudadanía se pronuncie sobre el nuevo estatus político-jurídico del País Vasco que apruebe el Parlamento, aunque han acordado que la consulta "tendría un valor declarativo y habilitante esencial".

Más información
EH Bildu plantea una consulta vinculante sobre la independencia de Euskadi en 2018
El PNV quiere incluir el derecho a decidir en el nuevo Estatuto vasco

Los trabajos para redactar el nuevo Estatuto de Gernika, el único que queda en España por actualizar, han culminado este viernes la fase inicial, dedicada a fijar las bases y principios del futuro texto estatutario. La propuesta de los grupos políticos se remitirá en septiembre a un grupo de expertos para que elaboren un texto articulado.

La Ponencia de Autogobierno ha puesto de manifiesto la sintonía que existe entre el PNV y EH Bildu, que son mayoría en la Cámara vasca, sobre las grandes líneas ideológicas que quieren incluir en el nuevo Estatuto. Estas dos formaciones ya coincidieron en incluir sus aspiraciones soberanistas en el preámbulo y el título preliminar. Con el resto de formaciones (Elkarekin Podemos, el PSE y el PP) en contra, acordaron que el preámbulo del Estatuto disponga que "el pueblo vasco es una nación" y que "Euskal Herria es un pueblo con identidad propia", además de recoger el derecho a decidir como la "capacidad de los vascos para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva".

En esta ocasión, las dos principales fuerzas del Parlamento vasco han llegado a un acuerdo para que la norma estatutaria debe ser aprobada en primera instancia por el Legislativo autonómico y, acto seguido, sometida a una consulta ciudadana que no sería jurídicamente vinculante, aunque tendría carácter "declarativo y habilitante". Una vez cumplido este trámite se iniciaría un proceso de negociación con el Estado para su encaje jurídico y, tras la tramitación en las Cortes Generales, si fuera aprobada la ley, "se procederá a su ratificación mediante referéndum".

El PNV ha decidido finalmente incorporar a su propuesta estatutaria la celebración de una consulta habilitante, tal y como recoge en su programa electoral, aunque esta cuestión no fue incluida en el acuerdo de Gobierno que los nacionalistas firmaron con el PSE, precisamente para permitir que estos dos partidos tuviesen las manos libres durante el debate sobre la actualización del autogobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

EH Bildu ha aceptado finalmente rebajar sus pretensiones, pues de salida reclamaba convocar una "consulta vinculante" antes de finalizar este año. Su portavoz, Maddalen Iriarte, ha subrayado que con el nuevo estatus Euskadi cerrará "el ciclo del autonomismo", se pondrá "en el camino hacia la soberanía" tras superar el actual modelo de relaciones con el Estado español "basado en la dependencia" y en la "subordinación" y permitirá alcanzar una relación "de igual a igual".

PNV y EH Bildu han ido en todo momento de la mano durante los trabajos de la Ponencia de Autogobierno. Si en el preámbulo y el título preliminar dejaron sentadas las bases de un texto con tintes soberanistas, al reclamar el reconocimiento de la nacionalidad vasca y establecer una distinción entre ciudadanía y nacionalidad, también coincidieron en exigir que Euskadi tenga una Justicia propia, asuma la competencia de las prisiones y de la Seguridad Social.

"La Constitución de Urkullu"

Los socialistas vascos, socios del PNV en el Ejecutivo de Urkullu, han registrado en la Cámara un voto particular al preámbulo y el título preliminar de la propuesta de reforma del Estatuto de Gernika, al considerar que su contenido, pactado por el PNV y EH Bildu, rompe la pluralidad de la sociedad vasca, "rebasa la legalidad", "impone al resto de España" un modelo de Estado confederal y contiene "una idea absolutamente peligrosa como es la distinción entre ciudadanía y nacionalidad", según Idoia Mendia.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha dicho hoy que una "consulta habilitante" como paso previo a la negociación del futuro Estatuto vasco con el Estado "está fuera" del Estatuto de Gernika.

José Antonio Pastor, portavoz socialista en el Parlamento, ha confirmado hoy que su partido mantiene una "discrepancia radical en cuestiones nucleares" con el texto que saldrá de la ponencia, aunque ha mostrado la disposición de su grupo a introducir enmiendas para lograr que el autogobierno sea "más útil a la ciudadanía, garantice la pluralidad y tenga seguridad jurídica".

El popular Borja Sémper ha anunciado que su grupo presentará la próxima semana un voto particular a todo el texto al considerar que PNV y EH Bildu han acordado "la Constitución de Urkullu". Ha acusado a ambos de "dinamitar la Euskadi plural" y ha vaticinado que su acuerdo lleva al País Vasco a "un callejón sin salida jurídico, social y político".

Elkarrekin Podemos también ha expresado su discrepancia con las bases acordadas por los nacionalistas, porque antepone su visión de país "en la que no caben todos". Este grupo ha tramitado un voto particular contra el punto que da luz verde a la consulta habilitante y plantea que su convocatoria debe requerir un acuerdo de dos tercios del Parlamento y de una participación mínima del 60%.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS