Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE alerta de que la propuesta de nuevo Estatuto del PNV “rebasa la legalidad”

Los socialistas registran un voto particular porque el texto estatutario va contra la pluralidad vasca y crea "ciudadanos de primera y de segunda"

Idoia Mendía, secretaria general del PSE, interviene en la sede de Bilbao en presencia de José Antonio Pastor.
Idoia Mendía, secretaria general del PSE, interviene en la sede de Bilbao en presencia de José Antonio Pastor.

El Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE) ha registrado este jueves un voto particular al preámbulo y el título preliminar de la propuesta de reforma del Estatuto de Gernika, actualmente en debate en el Parlamento vasco, al considerar que su contenido, pactado por el PNV y EH Bildu, "rebasa la legalidad", "impone al resto de España" un modelo de Estado confederal y contiene "una idea absolutamente peligrosa como es la distinción entre ciudadanía y nacionalidad", ha explicado hoy Idoia Mendia.

Los socialistas vascos han alertado del riesgo de que el texto estatutario que han consensuado únicamente los nacionalistas va en contra de la pluralidad vasca, precisamente "el mayor valor" que el Estatuto trata de preservar, y choca frontalmente con los mensajes que el lehendakari, Iñigo Urkullu, está dirigiendo en las últimas fechas a favor de los "acuerdos integradores".

Mendia ha recordado que los trabajos de la Ponencia sobre Autogobierno, que mañana termina sus trabajos y encargará a un grupo de expertos la redacción de un texto articulado a partir de las bases aprobadas por los partidos políticos, parten del mandato parlamentario "claro" de acometer una reforma "respetando el ordenamiento jurídico". En cambio, los socialistas observan que el preámbulo recoge principios que "rebasan la legalidad" y "desbordan las capacidades" que tiene atribuidas el Parlamento autonómico a partir de "una interpretación unilateral" de las disposiciones constitucionales.

"Se nos plantea que aprobemos un texto en el que los vascos decimos al resto de los españoles que se nos ha ocurrido que España pasa a ser un país confederal", ha manifestado Mendia en una comparecencia en Bilbao junto al portavoz parlamentario socialista, José Antonio Pastor. También ha incidido en que el título preliminar recoge el derecho a decidir de los vascos, lo que constituye un choque "peligroso" entre el principio democrático y el de legalidad.

Los socialistas censuran los tintes identitarios que se han incluido en la propuesta de reforma estatutaria, al optar por "sumar mayorías de las distintas sensibilidades nacionalistas que ni siquiera alcanzan el rango de cualificadas que se exige en otros textos de este tipo".

El documento acordado por el PNV y EH Bildu, sin el apoyo del resto de los grupos políticos (Elkarrekin Podemos, el PSE y el PP, introduce una "idea peligrosa" porque distingue "entre ciudadanía y nacionalidad", lo que puede traer como consecuencia que Euskadi "va a haber ciudadanos de primera y de segunda", algo "inadmisible" según Mendia. Con ello, se recuperaría la pretensión que hace años defendió el expresidente del PNV Xabier Arzalluz, cuando dijo que "quienes no adquiriesen la nacionalidad vasca serían tratados como alemanes en Mallorca".

"La pluralidad únicamente se puede preservar por unas normas pactadas que no pueden ser sustituidas solo por una mayoría, porque apelar únicamente a la mayoría deja sin garantías cualquier procedimiento en adelante", ha opinado la líder socialista en Euskadi. Su partido plantea un modelo de Estado federal y que el futuro Estatuto se fundamente en "los derechos sociales" de todos los ciudadanos y "no en los derechos nacionales". Ha abogado por "un nuevo pacto que reconozca la pluralidad de identidades y sentimientos que existen en la sociedad vasca, constituida por mujeres y hombres en pie de igualdad". En su opinión el amplio acuerdo entre sensibilidades políticas diferentes que dio lugar al actual Estatuto ha permitido que este haya sobrevivido "incluso al embate terrorista".

La discrepancia que el PSE ha tramitado en el Parlamento, según ha insistido Mendia, no afectará al acuerdo de gobierno que su partido mantiene con el PNV en el Gobierno vasco, en las tres Diputaciones y en Ayuntamientos, aunque ha pedido a la formación de Andoni Ortuzar que aclare cuál es su posición ahora que Bildu "le ha comprado como mínimo el guion de máximos del PNV".