Carmena reformará el monumento del 11-M tras tres años de deterioro

La nueva membrana, que conservará los mensajes de condolencia, no será cilíndrica y se sujetará sin necesidad de inyectarle aire

El monumento a las víctimas del 11-M de Madrid.
El monumento a las víctimas del 11-M de Madrid. Kike Para

La reforma del monumento a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 tiene por fin fecha definitiva. Se abordará a partir de enero de 2019 y se prolongará hasta el próximo junio. En 2015, la membrana con los nombres de las víctimas se vino abajo por problemas en el sistema de presurización. El Ayuntamiento de la capital prometió entonces que abordaría una reforma, y el pasado febrero anunció que las obras comenzarían en el último cuatrimestre de este año. El proyecto prevé cambios en el diseño y la iluminación, y la membrana se sujetará sin necesidad de inyectarle aire.

Eulogio Paz es el padre de una de las víctimas de los ataques terroristas que hace 14 años acabaron con la vida de 193 personas. Para él, que ahora es el presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, la recuperación del monumento ubicado en la estación de Atocha, donde explotó una de las bombas colocadas en los trenes del cercanías, tiene un valor inestimable: "Para nosotros es fundamental la conservación y el mantenimiento [del monumento], porque significa conservar la memoria de las víctimas", explica. Su asociación, como las otras que trabajan para recordar a las víctimas de los ataques, ya ha dado su visto bueno al nuevo proyecto del gobierno de la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, a cuyo diseño ha tenido acceso EL PAÍS.

En los últimos años, el monumento ha sufrido un grave deterioro. Este diario desveló en noviembre de 2015 que la membrana transparente con los mensajes a las víctimas, que se infla a través de un sistema de presurización, había quedado tirada en el suelo. El monumento se halla en un local de la empresa pública Adif, pero su cuidado corresponde al Ayuntamiento, que había estado seis años sin abonar su mantenimiento. Tras el hallazgo, Carmena prometió una rehabilitación integral del espacio. Pero desde entonces el Consistorio no ha ejecutado las partidas previstas (220.000 y 300.000 euros), lo que provocó críticas de la oposición. El ejecutivo local achacó la demora a las dificultades que presenta un monumento con problemas estructurales.

Diseño de la nueva membrana transparente en el interior del monumento a las víctimas del 11-M.
Diseño de la nueva membrana transparente en el interior del monumento a las víctimas del 11-M.Ayuntamiento de Madrid

Ahora todo parece listo para la reforma. El nuevo diseño lleva ya la firma de la regidora, y la aportación económica de 350.000 euros, recaudada del remanente de tesorería del año pasado, está autorizada. Falta licitar el concurso, que una portavoz del Área de Cultura asegura que se hará en breve, después de la firma del nuevo convenio de gestión y mantenimiento de Renfe y Adif. "Se ha retrasado por los cambios en el Gobierno central", tras la moción de censura de Pedro Sánchez, comenta.

Las novedades afectarán al interior y al exterior del monumento. En el interior, se instalará una nueva membrana, que conservará los mensajes de condolencia, pero no será cilíndrica como la actual, sino de cono doble. El nuevo material, más resistente, ha sido seleccionado tras varias pruebas para evitar que se repita un deterioro como el actual. Y no será necesario que los ventiladores la sostengan día y noche, ya que será autoportante. Es decir, que se sujetará sola, lo que permitirá un importante ahorro energético.

También será arreglada la estructura externa, en la que se han detectado goteras (algunas grietas fueron tapadas este año), según sostienen las asociaciones de víctimas. Sus representantes esperan que se creen zonas verdes y se hagan cambios en la vía pública, donde emerge la estructura de 11 metros de altura, con la futura remodelación de la estación.

Plazos

En cuanto a los plazos, el Ayuntamiento mantiene que las obras comenzarán en enero y se prolongarán hasta junio, de manera que el monumento estará listo poco después de las elecciones municipales de mayo. "La reforma la hará el Ayuntamiento, pero el nuevo convenio contempla otros elementos" para una gestión compartida con Renfe y Adif, explica una portavoz municipal.

Mar Espinar, edil del PSOE, comenta que "el gobierno ha estado trabajando en la rehabilitación del monumento". Pero lamenta los retrasos en la ejecución de los trabajos: "Desde que la reforma se aprobó en el pleno hasta hoy han pasado muchos meses, los suficientes como para que Ahora Madrid hubiese podido demostrar su capacidad de gestión", declara.

"Ya es hora de que Carmena repare y dignifique este monumento", añade Sofía Miranda, edil de Ciudadanos. Miranda llevó los retrasos en la rehabilitación al último pleno de febrero, y ayer instó al equipo de gobierno a ocuparse "de lo que realmente es su competencia, y no se pierda en asuntos que no mejoran nuestra ciudad". Por su parte, Pedro Corral, concejal del PP, reconoce las "dificultades técnicas que entraña la reparación de la membrana", pero critica "la demora a veces injustificada con que este gobierno municipal ha actuado".

Este año, el gobierno municipal resolvió el problema de las filtraciones de agua en la membrana con los nombres de los fallecidos horas antes del homenaje a las víctimas. Una situación que todos esperan evitar en 2019, cuando se celebrará el 15º aniversario de los atentados. "Cualquier monumento dedicado a las víctimas del 11-M es importante, desde los más grandes a los más pequeños. Lo fundamental de la memoria es que se conserven los monumentos, porque si los abandonas, en definitiva, dejas caer la memoria misma", alertan desde las asociaciones de las víctimas.

Goteras y caídas de la membrana

Inauguración. El monumento a las víctimas del 11-M se inauguró en 2007, tres años después de los ataques. Está formado por 15.100 piezas de vidrio, con un peso cada una de 8,45 kilogramos. Se eleva sobre una altura de 11,3 metros desde rasante.

Desplome. En su interior, una membrana de nueve metros recoge mensajes a las víctimas. Ocho años después de la inauguración, problemas en el sistema de presurización hicieron que esa membrana se desplomara.

Goteras. La alcaldesa, Manuela Carmena, se comprometió a arreglar el monumento en noviembre de 2015, pero hace un año se detectaron rotos en la membrana, y el pasado febrero las lluvias dejaron el monumento lleno de goteras.

Reforma. El nuevo proyecto plantea la rehabilitación de la membrana, que será autoportante. Las obras acabarán en junio de 2019.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50