Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vías del desaparecido tranvía de Madrid se quedan en Atocha

Por primera vez, el Ayuntamiento de la capital ha decidido mantener un tramo de raíles como recuerdo de la época en que este vehículo circulaba por la ciudad

Tramo de las vías de los antiguos tranvías que puede verse frente a la estación de Atocha.
Tramo de las vías de los antiguos tranvías que puede verse frente a la estación de Atocha.

El pasado marzo, las obras de reforma de la calle de Atocha, en el centro de la capital, dejaron al descubierto un pequeño tramo de vías de los tranvías que durante un siglo funcionaron en la ciudad. Esos vehículos desaparecieron en 1972, pero su huella todavía permanece bajo el pavimento de muchas calles. Por primera vez, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido mantener las vías como recuerdo de aquella época, como puede verse en el tramo ya finalizado de las obras. Además, otro trozo se ha enviado al Museo de la EMT, situado en Fuencarral, para exponerlo más adelante, mientras que un tercero ha ido al Museo de Ferrocarril, en Delicias.

Aunque ahora la huella sea tan escasa, los tranvías permanecieron en la capital desde 1871 a 1972. La primera línea se puso en funcionamiento el 31 de mayo de 1871 y enlazaba la calle de Serrano con el barrio de Argüelles (pasando por Cibeles y la Puerta del Sol). Luego, las líneas siguieron aumentando: en 1905 había 25 (aunque no todas funcionaban a diario), mientras que en 1923 eran unas 50, que movían unos 471 tranvías al día.

Las dos últimas líneas, la 70 (Plaza de Castilla-San Blas) y la 77 (Pueblo Nuevo-Ciudad Pegaso) realizaron su último viaje el 1 de junio de 1972, un siglo después de su puesta en marcha. En las cocheras de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Fuencarral sigue en pie una nave de tranvías, aunque hace dos años se asfaltaron las vías.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram