Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los retenes forestales se movilizan en agosto para pedir un nuevo convenio

Las concesionarias aseguran que los servicios de prevención y extinción de incendios están garantizados

Bomberos de la brigada helitransportada de Valdemorillo, durante la extinción de un incendio en El Álamo en 2012.
Bomberos de la brigada helitransportada de Valdemorillo, durante la extinción de un incendio en El Álamo en 2012.

Los retenes forestales mantienen paros de 48 horas todos los fines de semana de agosto para exigir mejoras laborales. El convenio colectivo venció en diciembre y las negociaciones para firmar uno nuevo con las empresas a las que la Comunidad adjudicó el servicio, Infosa y Matinsa, del grupo FCC, han resultado infructuosas. Las concesionarias aseguran que los servicios de prevención y extinción de incendios están garantizados.

Las negociaciones por un nuevo pacto se han alargado ocho meses. Los sindicatos subrayan que se han reunido en 15 ocasiones con la patronal sin que exista acercamiento entre las partes. Una de sus reivindicaciones es que los 500 trabajadores sean reconocidos con la categoría de bombero forestal (ahora son retenes). “Las empresas dicen que debe ser la Comunidad quien lo haga. Castilla-La Mancha ya lo aprobado”, declara Antonio García Zamora, de UGT.

Los retenes también demandan que se les reconozcan y remuneren las 1.640 horas anuales en las que, sin estar de servicio, deben permanecer disponibles y desplazarse hasta su base operativa en menos de 30 minutos si así se les requiere. Con esta fórmula, aseguran, “es imposible conciliar vida familiar y laboral”. La actualización de los salarios, de 1.100 euros, es otra de sus peticiones. García Zamora destaca que hace una década que se congelaron y que, durante ese tiempo, han perdido un poder adquisitivo superior al 10%. La oferta de las adjudicatarias, por debajo del 2%, les parece insuficiente.

Comparecencia del consejero

José Morilla, del sindicato Firet, recalca que el servicio de retenes fue externalizado en 1997. Desde entonces, reconoce que mantienen un pulso constante con las concesionarias porque, entre otras cuestiones, no se les reconocen enfermedades profesionales ni jubilaciones anticipadas. El conflicto lleva latente desde enero, cuando los trabajadores comenzaron huelgas nocturnas para reivindicar sus demandas. Los sindicatos se quejan de que el decreto de servicios mínimos es abusivo y vulnera el derecho a la huelga de los retenes.

Un portavoz de Matinsa insiste en que los servicios de prevención y extinción de incendios están garantizados, pero elude hablar del conflicto laboral. El Gobierno regional insiste en que no puede tomar parte en el asunto. “La oferta de la Comunidad es a la baja y eso repercute en los empleados”, afirma José Luis García, parlamentario del PSOE. Avanza que su partido pedirá la comparecencia en la Asamblea del consejero de presidencia, Pedro Rollán.