Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del alquiler toca techo en Barcelona tras cinco años de subida

La Cámara de la Propiedad Urbana e Idealista apuntan a una estabilización de rentas

alquiler barcelona
Un edificio con un piso en alquiler en la plaza Universitat de Barcelona

Lo apuntaba hace unos días el portal inmobiliario Idealista y lo confirman ahora los datos oficiales. El precio del alquiler ha tocado techo en Barcelona tras cinco años de subida, la que comenzó en 2014. Los datos preliminares del informe del primer semestre de 2018 la Cámara de la Propiedad Urbana, que bebe de los datos de las fianzas depositadas en el Incasòl, indica que el precio del alquiler ha caído un 2,9% en Barcelona entre enero y junio de este año, respecto al semestre anterior. Si se miran los últimos cuatro trimestres, el precio por metro cuadrado se mantiene estable, entre 13,10 y 13,61 euros.

Cautela en el Observatorio de la Vivienda

Hace un año, cuando se presentó el Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona, su presidenta, Carme Trilla, una voz a la que todo el sector escucha, auguró que la locura del alquiler, la subida de precios, acabaría: porque llegaría un momento en que la gente no los podría pagar.

Con los últimos datos sobre la mesa, la directora del Observatorio, Anna Vergés, se muestra cauta. Explica que el organismo está atento, con los datos del Incasòl, “a la rebaja del incremento por periodos interanuales, de las que hay evidencias”. Pero apunta que todavía es pronto para hablar de fin de las subidas. “Necesitamos más tiempo y más datos”, concluye y aguarda al informe que harán a finales de año.

Los distritos más caros de la ciudad son Sarrià - Sant Gervasi (15,1 euros el metro), Ciutat Vella (14,4) y el Gràcia (13,9). Y los más económicos, Nou Barris (11), Sant Andreu (11,5) y Horta Guinardó (11,7). Lo curioso es aunque la media baja, el comportamiento no es igual en todos los distritos. Y es que el precio baja en todos salvo en dos de los más periféricos: Nou Barris y Sant Martí.

El gerente de la Cámara de la Propiedad Urbana, Òscar Gorgues, subraya los "cuatro trimestres de estabilidad" de precios en Barcelona. "El equilibrio del mercado llega porque la gente no puede pagar" los precios que se estaban pidiendo. Pero, alerta, mientras en Barcelona los precios se estabilizan, como ha ocurrido siempre en el mercado inmobiliario, "se produce un efecto mancha de aceite y en los municipios colindantes siguen subiendo los precios". Unos precios que en tiempos de crisis se comportan al revés: primero bajan en la periferia y la caída acaba afectando al centro.

Gorgues también atribuye la estabilización de precios a "la presión que tienen los propietarios" con anuncios como la intención del Gobierno de la alcaldesa Ada Colau de poner límites a la subida, que les podría haber llevado a echar el freno. El gerente apunta además al hecho de que el saldo entre contratos que se terminan y nuevos contratos —que indica que entran menos viviendas al mercado del alquiler—, también puede deberse a la presión a la que se refiere sobre los propietarios. Y alerta: “Podría ocurrir que con las medidas que se quieren tomar se consiga el efecto contrario, que el alquiler no interese”.

Desde Idealista, su cofundador y jefe de estudios, Fernando Encinar, celebra que los datos oficiales coincidan con una tendencia que lleva meses apuntando el portal. “En Barcelona los alquileres se estabilizaron a finales de 2016, se estancaron durante 2017 y cayeron este 2018”. El motivo, lo tiene claro: “El alquiler toca techo porque el alquiler tiene techo. La gran diferencia con la compra es que siempre puede haber alguien dispuesto a pagar más porque piensa que venderá por más; pero en el alquiler la gente tiene un presupuesto de acuerdo a lo que puede pagar”.

Además, afirma Encinar, los propietarios también se han dado cuenta de este techo. “Primero escuchaban que subía el precio y lo subían ellos. Pero cuando una vivienda no tiene un precio de mercado se tarda en alquilar”, asegura. “Se alquila todo, pero cuando el precio es correcto. El anuncio de un piso que está en precio dura una mañana, vuela, porque la demanda es brutal”. Y Barcelona es la ciudad donde más anuncios rebajan el precio.

El informe de Idealista asegura que Barcelona cerró el segundo trimestre de 2018 con una bajada de precio del alquiler del 2,1%. El portal sitúa el metro cuadrado, de media en la ciudad, en 17 euros. El descenso, según la empresa, se registró en seis de los diez distritos de la ciudad, un distrito se mantuvo estable y otros tres subieron.

Más información