Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Èrica, el minibús sin conductor que viajará por Cataluña

Ocho ciudades catalanas harán una prueba piloto con este vehículo autónomo

El minibús sin conductor que circulará en pruebas por ocho ciudades catalanas.
El minibús sin conductor que circulará en pruebas por ocho ciudades catalanas.

Cataluña se suma a las pruebas de vehículos colectivos sin conductor como las que se están haciendo en países como Francia, Suiza, Alemania, Holanda, Estados Unidos, Australia o China. Ocho municipios catalanes verán circular a partir de septiembre un minibús autónomo. Será una prueba piloto de cuatro días en cada ciudad: Sant Cugat, Terrassa, Sabadell, Girona, El Vendrell, Reus, Martorell y Vic. Una gira que impulsan la Generalitat y la Asociación de municipios por la movilidad y el transporte urbano (AMTU) y que pagarán a media los ayuntamientos, el gobierno catalán y las empresas EasyMile (fabricante del vehículo) y Transdev (el operador). El coste del proyecto es de 300.000 euros.

El vehículo elegido es eléctrico, tiene 12 plazas (seis en asientos y seis para pasajeros de pie) e incluso ha sido bautizado. Se llama Èrica. "Las siglas de eléctrico, revolucionario, inteligente, compartido y amable", explicó ayer el presidente de la AMTU, Jordi Xena. La clave de su autonomía son los sensores que lleva y que identifican cualquier objeto y la monitorización de las vías por donde circula, que han sido previamente cartografiadas exhaustivamente. Este proceso de cartografía es una de las cuestiones que más encarece la puesta en marcha de estos vehículos.

Calendario de las pruebas piloto del Èrica

Sant Cugat. Del 7 al 11 de septiembre. Recorrerá la Rambla del Celler (peatonal).

Terrassa. Del 14 al 18 de septiembre. Circulará por el parque de Vallparadís.

Sabadell. Del 21 al 23 de septiembre. Irá de la plaza del Àngel hasta el Ayuntamiento.

Girona. Del 26 al 28 de septiembre. Unirá una parada de transporte público con el campus universitario de Montilivi.

El Vendrell. Entre el 3 y el 7 de octubre. Recorrido pendiente de definir.

Reus. Del 10 al 14 de octubre. Funcionará como lanzadera entre un autobús y el recinto ferial.

Martorell. Del 17 al 21 de octubre. Recorrido pendiente de definir.

Vic. Del 24 al 28 de octubre. Circulará por el paseo, que es peatonal.

El bus de la gira catalana circulará un máximo de 500 metros, a una velocidad de 18 kilómetros por hora (la media del transporte público es de 13) y sin paradas (solo la de inicio y final) y como ha ocurrido en otras ciudades por circuitos cerrados o calles peatonales, sin interactuar con otros vehículos.

No es que estos buses no puedan interactuar con otros coches. No es una cuestión técnica, es una cuestión de legislación, explicaron ayer los responsables de la AMTU. En España todavía no están homologados, por lo que para hacer las pruebas se han elegido zonas de titularidad municipal. Y que tuvieran buena cobertura de GPS (porque hay que cartografiarlo absolutamente todo, desde una papelera hasta las fachadas) y acceso a cargadores eléctricos.

Respecto a la cuestión legislativa, la regulación en el futuro será europea, ha explicado el director general de la AMTU, Joan Prat. Aunque cada país tendrá que homologar a los vehículos para que puedan circular. Y en España será la Dirección General de Tráfico (DGT) quien lo haga. "La DGT trabaja en la instrucción para certificar y homologar los vehículos", ha explicado.

Los municipios confían en estos vehículos para cubrir lo que se conoce en argot de movilidad como la última milla. La distancia que hay entre el transporte público y un centro de trabajo o de estudios. Los buses autónomos serían muy útiles, por ejemplo, para conectar polígonos industriales o campus universitarios, donde hay horas punta muy claras, con mucha demanda: y durante el resto del día horas valle en las que poca gente necesita un servicio regular, que resulta muy caro para la administración, porque tiene que pagar conductores.

En España, hasta la fecha se han hecho pruebas de bus autónomo en el parque tecnológico de San Sebastián, Talavera de la Reina y en el puerto de Málaga. En Europa, hay servicios consolidados que operan como lanzadera en Lyon y ciudades como París también han hecho pruebas piloto. También las ha habido en Sion (Suiza), la City de Londres (Gran Bretaña), Alemania u Holanda. En este caso el autobús eléctrico autónomo opera regularmente en el aeropuerto de Schipol. Cubre una distancia de 20 kilómetros a una velocidad de 70 kilómetros por hora.

Otros servicios funcionan regularmente en el campus de la Universidad de Michigan (EE UU), en el aeropuerto de Christchurch de Nueva Zelanda o en Perth (Australia). En Las Vegas también se hizo una prueba, pero el bus chocó con un camión por error del conductor. En Asia, Hong Kong o Singapur son las ciudades pioneras en vehículo autónomo colectivo.

Más información