Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desigualdad y la pobreza persisten en Galicia pese a la recuperación económica

El Consello Económico e Social alerta de que no se ha producido la "mejora esperable" para los gallegos más empobrecidos por la crisis

Una persona sin hogar en A Coruña.
Una persona sin hogar en A Coruña.

La memoria del Consello Económico e Social (CES) del año 2017, un documento en el que han participado técnicos del organismo dependiente de la Xunta y representantes de sindicatos, empresarios y asociaciones de consumidores, alerta de que la desigualdad, el empleo precario y los salarios bajos persisten en Galicia pese a la remontada de los datos económicos iniciada en 2014. Mientras el PIB de la comunidad ha superado ya el nivel anterior al estallido de la crisis, los niveles de pobreza y la falta de equidad que se extendieron entre los gallegos durante la recesión no han registrado “la mejora esperable con la recuperación económica", dictamina el CES.

El estudio recoge diversos datos sobre las debilidades económicas de Galicia. Después de encadenar en 2017 nueve trimestres de crecimiento del PIB igual o superior al 3%, con una “cierta ralentización” al final, la ocupación en la comunidad sigue por debajo de la que había en 2008. Y da un dato: el empleo en el cuarto trimestre de 2017 representa solo el 84% del que había en el segundo trimestre de 2008, antes de la caída de Lehman Brothers.

El organismo autonómico demanda un “modelo de crecimiento más inclusivo, con menos desigualdades y con una distribución de la riqueza más equitativa”. El porcentaje de gallegos que viven por debajo del umbral del pobreza (16%) sigue por encima del que había hace una década (13,9%) y Ourense es la provincia que sufre la peor situación. La presidenta del CES, la popular Corina Porro, ha matizado en la presentación del estudio que, pese a todo, los "macrodatos positivos" están "llegando" a la población gallega, "no como hace unos años".

En Galicia, con los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo creciendo a ritmo más lento que en el resto de España, la población activa sigue cayendo (un 0,6% el año pasado; un 5,1% desde 2008, cuatro veces la media estatal) y la tasa de actividad en la comunidad (53%) es la más baja desde 2005. El descenso de este parámetro favorece que la tasa de paro baje hasta el 15,7%, por debajo incluso de la media estatal, aunque algo por encima de la que había en 2010. “El dinamismo de la economía gallega se debilita en el mercado de trabajo”, sentencia el CES.

Los expertos que han elaborado la memoria reclaman una mejora de la calidad de los puestos de trabajo en Galicia y una subida de sueldos en los niveles más bajos. El 92% de los contratos firmados el año pasado fueron temporales, de los que uno de cada tres duró menos de una semana. Son muchos más hombres los que se benefician de la estabilidad, señala el CES, ya que en 2017 el 64% de los contratos indefinidos a tiempo completo los suscribieron ellos.

Este panorama coincide con un descenso irrefrenable de población que preocupa a los expertos del CES. “La comunidad presenta un crecimiento natural cada más negativo, debido, entre otros aspectos, a la reducida tasa de natalidad, al incremento de la edad media o a la emigración de jóvenes en edad de tener hijos”, apunta la memoria. El envejecimiento, la dispersión de la población y el desequilibrio territorial son procesos negativos que en Galicia, subraya el organismo, no se han logrado frenar. La edad media de los gallegos es de 47 años, frente a los 43 de España, y los menores de 15 años se concentran sobre todo en las ciudades.