Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP alaba a la Valedora tras el enchufe anulado: “Es un error humano”

Los populares aplauden el "exceso de celo y la transparencia" de Otero tras la condena por colocar de forma arbitraria a la hermana de un cargo de Feijóo

Feijóo felicita a Milagros Otero durante su toma de posesión en 2015.
Feijóo felicita a Milagros Otero durante su toma de posesión en 2015.

"Somos humanos. Por suerte no somos robots programados, como algunos, para hacer daño y extender sombras sobre ciertas personas". Con estas palabras, la diputada del PP Paula Prado ha dejado claro este jueves en el Parlamento gallego que su partido no piensa mover ni un dedo para forzar el cese de la Valedora do Pobo tras ser condenada la institución por adjudicar de forma "arbitraria" una plaza a María Puy Fraga, hermana del actual portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy Fraga, sobrina de Manuel Fraga e hija de un catedrático de Derecho de quien Milagros Otero se declara "discípula".

El fallo judicial que anula la adjudicación de la plaza dictamina además que Otero, pese a abstenerse en el proceso, maniobró para que el puesto recayera en Puy Fraga frente a los otros 17 aspirantes, realizando indicaciones para diseñar una valoración de méritos a medida de la funcionaria. El alto tribunal gallego sostiene que la Valeduría do Pobo incurrió en desvío de poder y en arbitrariedad y que despreció los méritos de los demás candidatos. Para el PP de Alberto Núñez Feijóo, en cambio, durante el procedimiento hubo un "exceso de celo y transparencia" por parte de la Valedora, a quien la diputada Paula Prado ha felicitado por sus "extensas y claras explicaciones" y su "autocrítica" ante lo que considera un "error humano".

En una comparecencia en la comisión de peticiones del Parlamento gallego, Otero ha negado el enchufe que le atribuyen los tribunales y ha reducido el "problema" a "errores formales y de motivación" en el transcurso del proceso. En contra de lo que establece la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la Valedora rechaza "de forma categórica" haber realizado indicaciones sobre los méritos que la institución debía valorar para poder adjudicar la plaza a María Puy Fraga y asegura que "los criterios eran previos" a la convocatoria y al momento en que se conocieron los nombres de los candidatos.

Mientras los juristas de la institución estudian todavía si presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, Otero se ha afanado en criticar la sentencia. Se escuda en que todo el proceso de adjudicación de la plaza fue avalado por los técnicos de la Valeduría do Pobo y rebaja a "indicios" el dictamen que hacen los magistrados sobre sus maniobras para favorecer a Puy Fraga. El PP la ha animado a presentar el recurso, aunque Prado ya ha reconocido "dificultades" para que prospere.

La oposición ha pedido en bloque el cese de Otero por el "daño" a la institución que dirige, encargada de velar por el respeto a los derechos fundamentales de los gallegos. "¿Trataba de pagar algún favor? ¿El de su nombramiento, por ejemplo?", le ha preguntado el portavoz de En Marea, Luís Villares, a la Valedora sobre el enchufe a María Puy Fraga, en alusión a que fue el PP quien propuso en 2015 a Otero para el cargo. "La institución ha sido condenada por su intervención y queda manchada", ha añadido el parlamentario, que ha desvelado también que el catedrático que actuó en la adjudicación de la plaza como asesor externo, Jesús Martínez Girón, cuya designación también cesura la sentencia, fue propuesto para la Junta Electoral Central por el PP con la firma de Pedro Puy Fraga.

El PSdeG le ha afeado a Otero su "poco respeto por los tribunales", ha calificado el fallo de "durísimo" y ha recordado que es "la primera vez que en España" que un alto comisionado recibe una condena de este calibre.  "La situación es muy grave políticamente", ha advertido la socialista Patricia Vilán. Para el BNG la sentencia es "clara y contundente" e "inhabilita" a Otero para el cargo, aunque la diputada Montse Prado ha recordado que su partido nunca la consideró adecuada para el puesto por sus "posiciones de derechas" y afinidad al PP.