Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 efectivos vigilarán la manifestación del Orgullo

Los vehículos de más de 3.500 kilos no podrán circular por el centro la tarde del sábado

Orgullo Gay
Un agente antidisturbios, en la plaza de Cibeles en julio de 2017.

Unos 3.000 efectivos, entre policías, sanitarios, bomberos y voluntarios, se encargarán de la seguridad y vigilancia de la manifestación del próximo sábado dentro del Madrid Orgullo (MADO), según se decidió ayer en una reunión en la Delegación del Gobierno en Madrid. Este acto central tendrá una afluencia menor que el año pasado, cuando se celebró el Orgullo Mundial, pero se espera que también sea multitudinaria.

La manifestación comenzará a las 17.30 en la plaza del Emperador Carlos V (Atocha) y, tras recorrer los paseos del Prado y Recoletos, terminará en la plaza de Colón. El recorrido es el mismo que en ediciones anteriores. El posterior desfile constará de 47 carrozas que transcurrirán dentro de un vallado de seguridad. El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, recordó ayer que España se encuentra en el nivel 4 de la alerta antiterrorista (de un total de 5), lo que supone que se tengan que extremar las medidas de seguridad ante eventuales atentados.

Además del vallado del desfile, se adoptarán otras medidas de seguridad como la colocación de vehículos en las intersecciones de acceso a todo el recorrido de la manifestación. También habrá controles de accesos a la manifestación y al posterior desfile. La oficina de denuncias de la comisaría de Centro, situada en la calle de Leganitos, también se reforzará con más agentes para evitar que se colapse este servicio.

Los responsables de la seguridad del acto no quisieron desglosar de efectivos policiales y sanitarios que vigilarán la marcha del 7 de julio.

Sin vehículos pesados

La circulación de vehículos de más de 3.500 kilos estará restringida el próximo sábado en todo el distrito de Centro y en algunos barrios de los distritos de Salamanca, Retiro y Chamberí. Durante el desarrollo de la manifestación, gran parte de las arterias principales de la almendra central se verán afectadas por restricciones de tráfico. El Ayuntamiento ya adelantó que no se podrá estacionar en el barrio de Justicia —lo que incluye el de Chueca— y el área comprendida entre las calles de Hortaleza, Fernando VI, Bárbara de Braganza, Alcalá, el paseo del Prado y la Gran Vía. También se retirarán los contenedores y sacos de obras del centro de la ciudad desde las 12.00 de mañana hasta las 7.00 del lunes 9 de julio.

El delegado del Gobierno se reunió ayer con el concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero; con mandos policiales, con responsables del Samur y bomberos y con representantes de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y del Colectivo Gay de Madrid (Cogam).

El transporte también se verá reforzado, como otros años. Metro de Madrid retrasará una hora el cierre de sus instalaciones en la noche del sábado al domingo. Los autobuses interurbanos incrementaran en 8.000 plazas disponibles esa jornada, mientras que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) aumentará los servicios diurnos que van al centro de la ciudad y de los nocturnos (los búhos).

Los trenes de cercanías circularán este fin de semana con el doble número de plazas de lo habitual, lo que representa un incremento de 672.000 plazas. Todos los taxistas, independientemente de su número de licencia, podrán trabajar entre las 23.00 del sábado y las 8.00 del domingo.

Un teléfono contra ataques homófobos

La Policía Nacional dispone de un número de teléfono gratuito (900 100 091) para denunciar cualquier tipo de delito cometido contra el colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTBI). Funciona las 24 horas del día y los 365 días del año, según recordaron ayer fuentes policiales.

Estas denuncias por ataques homófobos son investigadas por el Grupo de Delitos contra la Orientación Sexual, dependiente de la Brigada Provincial de Información. Está integrado por cuatro agentes que están especializados en tratar estos delitos. Su ámbito de actuación es toda la Comunidad de Madrid. Este grupo también se encarga de controlar a todas aquellas personas que fomenten, promuevan o inciten al odio, la discriminación o la violencia contra el colectivo LGTBI.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram