Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aceras de Chueca se terminan de acicalar para el Orgullo

Tras un año de obras que han costado tres millones, 11 vías del barrio recibirán a los visitantes con cara nueva

Material apilado y vallas de obra ayer en la calle de Augusto Figueroa.
Material apilado y vallas de obra ayer en la calle de Augusto Figueroa.

Madrid se prepara para acoger una nueva edición del Orgullo Gay o, como ha sido nombrado oficialmente por la organización, MADO’18. Aunque la celebración no comienza oficialmente hasta el miércoles 4 de julio con el tradicional pregón en la plaza de Pedro Zerolo, el programa de actividades arranca hoy con la conmemoración de los 40 años del Orgullo madrileño. Un año más, Chueca será el epicentro de la fiesta —que también se extenderá a otras zonas de la capital—, pero está vez el barrio ofrecerá a los visitantes una nueva cara tras más de un año de obras. En algunas zonas se trabaja estos días contrarreloj para ultimar detalles y recibir sin obstáculos a miles de visitantes.

El plan de remodelación, en el que se han invertido más de tres millones de euros, ha afectado a once vías (Santa Brígida, Farmacia, Hernán Cortés, Augusto Figueroa, San Marcos, Infantas, Reina, Costanilla de los Capuchinos, San Bartolomé, Barbieri y Libertad). Aunque el proyecto fue aprobado por el Ayuntamiento de Madrid en abril de 2016, el inicio de las obras no se produjo hasta un año después. La celebración del World Pride el verano pasado obligó a su paralización.

El proyecto tenía como objetivos modificar la parte útil de las calles, plantar nuevos árboles para dotar de sombra y mejorar la calidad ambiental del entorno, colocar farolas de iluminación con LED de bajo consumo, instalar nuevo mobiliario urbano (bancos, papeleras y horquillas para el aparcamiento de bicicletas), nuevas reservas de aparcamiento en calzada para motos y ciclomotores, y bandas táctiles en las aceras para mejorar la seguridad de personas invidentes.

En la calle de San Marcos, ya terminada, unas piedras impiden aparcar.
En la calle de San Marcos, ya terminada, unas piedras impiden aparcar.

A principios de año se estableció un calendario de intervenciones con fases y plazos de ejecución en el que estaba previsto que las obras finalizasen este mismo mes. La pavimentación ha terminado ya en las calles de Santa Brígida, Farmacia, Hernán Cortés, San Marcos, Infantas, Reina, Costanilla de los Capuchinos, San Bartolomé, Barbieri y Libertad. Las obras “han durado mucho porque se han realizado por tramos para no dificultar el trabajo de todos los establecimientos a la vez. A nosotros no nos causó muchos problemas”, dice Vicente Herrero, propietario de la vinoteca Vides en la calle Libertad, en la que todavía se pueden ver las piedras de gran tamaño colocadas por el Consistorio en los huecos donde deberían instalarse elementos de mobiliario urbano y árboles. “Se han colocado para evitar que los coches aparquen en estos espacios, pero irán desapareciendo a medida que se vayan instalando los nuevos servicios”, explican fuentes del Ayuntamiento. “Para los árboles tendremos que esperar a que termine el verano porque ahora no es buena época para plantar”, añaden. Aunque las obras han finalizado en estas vías, aún quedan materiales de construcción y otros restos de acopios que “se irán retirando para posibilitar un mejor tránsito de los peatones”.

Los establecimientos de la calle de Augusto Figueroa no se muestran tan optimistas con la finalización de las obras. “Suponíamos que estarían listas para antes de que comenzara el Orgullo, pero viendo lo visto, va a ser imposible, porque están todavía taladrando”, dice Víctor Manuel García, encargado del restaurante Válgame Dios. “Solo esperamos que, si no concluyen, paralicen las obras y que lo dejen despejado en la medida de lo posible”. Augusto Figueroa es una de las arterias más importantes del barrio madrileño, de paso obligatorio si se quiere ir de la plaza de Chueca a la plaza de Pedro Zerolo, y en la que todavía hoy se están realizando trabajos sobre la acera y la calzada. Según el Ayuntamiento, la calle estará terminada mañana viernes.

La reforma de Gran Vía se paralizará durante la fiesta

Aunque no pertenece al barrio de Chueca, la Gran Vía madrileña es una de las arterias más transitadas durante la celebración del Orgullo. El proyecto de remodelación que pretende ampliar las aceras y reducir el tamaño de la calzada comenzó oficialmente el pasado abril y se prolongará durante los próximos meses.

El Ayuntamiento ha anunciado que las obras en curso solo se paralizarán el próximo fin de semana (6, 7 y 8 de julio), “coincidiendo con el momento de mayor afluencia de gente”. Fuentes municipales aseguran también que, para facilitar el tránsito, “se retirarán los acopios de material en las intersecciones con el barrio de Chueca”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información