Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ribó tras declarar ante el juez: “El sueño de un imputado por corrupción es que todos lo estén”

El alcalde de Valencia ve "intencionalidad política" en la denuncia de un asesor del PP y descarta dimitir

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, este lunes tras declarar ante el juez.
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, este lunes tras declarar ante el juez.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha declarado este lunes como investigado por los presuntos delitos de prevaricación e impedimento del ejercicio de los derechos cívicos. El asesor del PP Luis Salom denunció al dirigente de Compromís por no mostrarle el expediente administrativo relativo a una encuesta municipal realizada entre el colectivo fallero.

Ribó ha asegurado que no rechazó la petición de información, sino que aplazó su entrega hasta que los trámites administrativos concluyeron, siguiendo el criterio fijado por el secretario municipal en un informe. Y ha atribuido la acusación al intento del denunciante, imputado por supuesto blanqueo de capitales en el caso Taula, de "hacer ver que todos somos iguales". "El sueño de un imputado es por corrupción es conseguir que todos sean iguales", ha dicho Ribó.

La primera encuesta municipal a los falleros, presentada el año pasado, despertó las críticas del PP porque además de otras cuestiones preguntaba a los entrevistados por su posicionamiento ideológico. Según el resultado de la encuesta, los falleros se sitúan mayoritariamente en el centroizquierda, frente a la visión más bien de derechas que se ha tenido tradicionalmente de ellos y, sobre todo, de su jerarquía.

La Agencia de Protección de Datos abrió un expediente al Ayuntamiento al considerar que el Consistorio no había recabado la autorización por escrito de los encuestados para la cesión de sus datos. El alcalde ha afirmado que la entrega del expediente solicitado por el asesor del PP se retrasó porque no estaba cerrado y porque el Ayuntamiento "estaba ejerciendo su defensa ante otra Administración". Un aplazamiento que, según Ribó, permite el reglamento municipal.

El juez y el fiscal han centrado sus preguntas en si el alcalde actuó siguiendo su criterio o atendiendo el del secretario municipal, que es lo que que sostiene Ribó. El delito de prevaricación exige que la autoridad o funcionario tomen una decisión a sabiendas de que es contraria a la ley.

El alcalde ha adelantado que no ha pensado dimitir, aunque al principio de la legislatura dijo que lo haría si resultaba investigado. Ribó ha afirmado que su imputación no está relacionada con la corrupción y que la denuncia tiene "una clara intencionalidad política de hacer ver que todos somos iguales".

20 denuncias

El alcalde se refería con ello al hecho de que el denunciante es uno de los 50 imputados por supuesto blanqueo de capitales del Grupo Municipal del PP, el conocido como pitufeo por el que la exalcaldesa Rita Barberá declaró ante el Tribunal Supremo poco antes de fallecer.

Salom ha presentado en los últimos meses una veintena de denuncias contra Ribó y otros miembros del gobierno municipal por motivos diversos, la mayoría de las cuales han sido inadmitidas o archivadas.

Al procedimiento contra Ribó se han sumado como acusaciones los 10 concejales del PP de Valencia —nueve de ellos también están imputados por el pitufeo—, así como el Partido Popular de la Comunidad Valenciana. El letrado de la formación política ha señalado que, a la vista de la declaración del alcalde, llamarán a declarar al secretario municipal que firmó el informe.

Más información