Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra pide a Felipe VI reunirse este viernes para hablar de Cataluña

La Casa del Rey contesta al presidente del Generalitat recordándole el papel constitucional del jefe del Estado

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, hoy en el Parlament.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha abierto este miércoles a reunirse con el Rey durante la visita del monarca a Tarragona el viernes para la inauguración de los Juegos Mediterráneos. Torra ha anunciado durante la sesión de control en el Parlament que ha enviado una carta a Felipe VI, en la que le propone iniciar un acercamiento entre el Govern y la Casa Real y en la que también solicita al monarca una reflexión sobre su posición sobre Cataluña. La misiva también está firmada por los expresidentes Artur Mas y Carles Puigdemont.

El jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, ha remitido una carta al presidente de la Generalitat en la que acusa recibo de su misiva y le informa de que, por encargo del Rey, ha dado traslado de la misma al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en aplicacion del artículo 64.1 de la Constitución, según ha informado La Zarzuela. El artículo 64.1 de la Carta Magna señala que los actos del Rey "serán refrendadps por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes". Con la referencia a este artículo la Casa del Rey no ha hecho más que recordar a Torra cuál es el papel constitucional del jefe del Estado, algo que el ya conoce. En la Casa del Rey no consta que Torra haya pedido una audiencia con Felipe VI or los procedimientos habituales, como suelen hacer los presidentes autonómicos tras tomar posesión.

Torra se ha comprometido a transmitir en persona el contenido de la carta a Felipe VI. Los juegos, asegura el texto, "son una oportunidad que nos brinda la historia para recoser y reparar eso que la violencia, la represión y la persecución contra el referéndum del 1 de octubre provocó". En una posdata, el presidente dice que "ofrece la mano abierta" para hacer del diálogo "el ingenio que mueva las relaciones entre Cataluña y España. Es mi deber moral".

Fuentes de la Casa del Rey explicaron en días pasados que Felipe VI saludará obviamente a todas las autoridades presentes en la tribuna principal, antes de que Torra hubiera despejado la incógnita de si acudiría o no. No esta previsto, añadieron, que haya ninguna recepción antes del acto inaugural, durante el cual tampoco esta programado ningún receso que facilitara charlas informales entre las autoridades presentes en la tribuna. Salvo cambio de planes, el Rey tiene previsto regresar a Madrid en cuanto concluya la inauguración de los juegos

Mas, Puigdemont y Torra se muestran críticos con el papel adoptado por el Rey tras las cargas policiales del pasado octubre. Felipe VI hizo un discurso en el que se alineó con el Gobierno central y lamentó la actitud "desleal" del Gobierno de la Generalitat al "vulnerar las leyes". “Nos habría gustado que vuestra figura se hubiera quedado al margen de la pugna política entre ciudadanos y el Estado español", sostienen en la carta. En ella, además, lamentan que en los últimos años se "ha negado el diálogo, se han incumplido los acuerdos y se ha violentado la decisión democrática del pueblo de Cataluña que aprobó un Estatuto en un referéndum amparado por las leyes españolas". 

El texto se extiende en explicar la situación de los presos independentistas, los líderes que han huido al exterior para evitar la justicia española, los efectos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la negativa del Gobierno de Mariano Rajoy, por ejemplo, de que algunos diputados en prisión preventiva pudieran ser nombrados consejeros. "Todo esto debería interpelarlo", piden Mas, Puigdemont y Torra al Rey.

"La democracia es también la capacidad de adaptar los marcos legales a las realidades cambiantes configuradas en las voluntades de la ciudadanía", añaden en la misiva. E insisten en el diálogo: "Queremos implementar el mandato popular por vías pacíficas y democráticas, priorizando un acuerdo con el Gobierno español". Finalmente, advierten: "Hay que abrir una una etapa de negociación que acabe siempre por dar la palabra a la ciudadanía de Cataluña".

Fe de errores

ii

Más información