Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La memoria de Juan Goytisolo se instala en su nueva plaza de Madrid

La alcaldesa Carmena promete más plantas para el espacio situado frente al Museo Reina Sofía

El nuevo cartel que señaliza la plaza Juan Goytisolo.
El nuevo cartel que señaliza la plaza Juan Goytisolo.

La plaza situada delante del museo Reina Sofía no tenía nombre. Popularmente se conocía como plaza Sánchez Bustillo, por la calle aledaña que discurre por uno de sus laterales. Pero desde este sábado ya no es una plaza anónima: el Ayuntamiento decidió bautizarla el pasado mayo, con el apoyo unánime de todos los grupos municipales, en honor del escritor Juan Goytisolo, premio Cervantes en 2014, fallecido en Marrakech hace algo más de un año.

 “Juan siempre estuvo absolutamente comprometido con la causa de los desfavorecidos”, ha recordado el gestor cultural José Guirao, director general de la Fundación Montemadrid, de la que depende La Casa Encendida y, a la sazón, amigo durante 30 años del novelista homenajeado, que “fue siempre un puente entre la cultura más oficial y la más desconocida, que siempre reivindicó”.

Hombre vinculado a las calles y a las gentes de las calles (como las del barcelonés barrio de El Raval), esta no es la primera plaza que tiene vinculación con Goytisolo: el intelectual fue uno de los promotores de que la plaza Yama el Fna, en Marrakech, que frecuentó hasta los últimos días de su vida, fuera nombrada por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Goytisolo tenía una visión de España rica y compleja, que incluía sus raíces árabes y judías y todo lo que ha quedado fuera los libros de texto”, apuntó Guirao, “se relacionó con los marginales de El Raval, los que trapicheaban, las prostitutas. Pero Juan siempre miró a los ojos y nunca fue paternalista”. Entre su variada producción literaria, donde se permean estas actitudes vitales, están Señas de identidad, En los reinos de taifa, Contracorrientes, Coto vedado, Juan sin tierra o su biografía del heterodoxo José María Blanco White.

Más plantas y sombra

“Madrid no representa al nacionalismo castizo que Juan tanto odiaba”, dijo la alcaldesa Manuela Carmena, “sino que Madrid es una ciudad abierta al mundo, a la diferencia. Él dijo que el mundo es la casa de los que carecen de ella”. La nueva plaza de Juan Goytisolo, aunque muy frecuentada por la ciudadanía, es una plaza dura, llena de cemento. “Probablemente esta plaza tan herreriana no le gustaría a Juan”, opinó la alcaldesa, “vamos a poner más plantas, más sombra... Juan: te va a gustar esta plaza”.

El nombramiento sigue la línea de otros similares en la misma zona, siempre buscando recodos urbanos sin bautizar, como la plaza dedicada a la poeta Gloria Fuertes con motivo del centenario de su nacimiento, entre la calle Lavapiés y Ministriles, o la de Ana Diosdado, dramaturga cuyo nombre lleva el espacio situado delante del Centro Dramático Nacional (CDN), continuación de la plaza de Lavapiés, desde el mes pasado. En ese mismo lugar fue colocada en marzo de 2017 una placa en recuerdo del músico Manolo Tena, frecuente habitante del barrio, que reza "lo difícil no es volar, sino aterrizar". La cultura va tiñendo los nombres de las calles.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información