Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los directores de instituto de Madrid se rebelan contra el sistema de asignación de plazas

El nuevo programa (RAÍCES) está dando problemas porque crea falsas expectativas entre los padres

Entrada en el instituto de Guadarrama.
Entrada en el instituto de Guadarrama.

La Asociación de Directores de Instituto de la Comunidad ha denunciado “numerosas irregularidades” en la adjudicación de plazas de alumnos que pasan de colegios a institutos, debido a la aplicación del nuevo programa informático RAÍCES. El sistema ha dejado fuera a alumnos que deseaban ir a un centro y que habían presentado su solicitud en tiempo y forma, incluso con hermanos ya dentro. La Consejería de Educación asegura que todo se debe a la novedad y que se trata de casos aislados, aunque reconoce mayores problemas en los centros bilingües.

“Antes se llevaba a cabo un proceso de reserva previo y así se situaba a los alumnos en los institutos adscritos y si quedaban vacantes se ofrecían luego”, describe Pilar de los Ríos, presidenta de la Asociación de Directores de Instituto de la Comunidad. Así, se sabía qué plazas había o no. Este año, el proceso ha cambiado y los dos procesos se han unido, creando “falsas expectativas a las familias”, afirma. Todo ello debido a la instauración por parte de la Consejería de Educación del programa RAÍCES, que debería haber mejorado la gestión de los centros escolares. Por ejemplo, el padre de un alumno que tiene ya a un hijo escolarizado en un centro y que solicita un puesto para el hermano pequeño obtendría 10 puntos. Si, además, vive en el barrio, se sumarían a esa cantidad otros cinco. “Lo normal en esas circunstancias es que hubiera plaza, pero desde la consejería sacaron una coletilla de que tenían preferencia los adscritos (alumnos con plaza adjudicada en un determinado instituto) aunque tuvieran menos puntuación”, relata el director de un instituto que prefiere no dar su nombre.

La Asociación no sabe si las “numerosas” situaciones anómalas que han detectado se deben a “errores, irregularidades o interpretaciones muy discutibles”. Dentro de ellas, destacan sobre todo dos casos. Por un lado, la aparición en las listas de solicitud de institutode alumnos que no habían pedido entrar en el centro con una puntuación de cero puntos. “Esto ha dejado fuera a otros que habían presentado su solicitud en tiempo y forma, muchos de ellos con hermanos en los centros”, dice el comunicado.

La Comunidad les ha explicado que, finalizado el proceso de petición de plaza, los responsables de la implantación de RAÍCES comprobaron que existían alumnos de 6º de Primaria que no habían presentado solicitud y decidieron que el programa los recolocara de forma aleatoria en los centros en los que estaban adscritos. Los mayores problemas se han suscitado en los centros bilingües, debido al orden que se ha establecido para entrar. Han entrado en institutos bilingües chicos que no venían de colegios con esa enseñanza y se ha dejado fuera a otros que querían seguir en un centro en concreto. La consejería es consciente de que los alumnos de colegios bilingües que han pedido un instituto diferente al que están adscritos han quedado por detrás “pese a tener más puntos”. “En mi vida he visto poner en marcha un sistema informático de esta forma, es un desastre”, critica el diputado socialista y portavoz de Educación Juan José Moreno. “Lo normal habría sido realizar alguna prueba piloto, no esta improvisación”, añade.

Un portavozde la Consejería de Educación, dirigida por Rafael Van Grieken, explica que este año RAÍCES convive con el sistema SICE, al que va a reemplazar, y que se está integrando de forma paulatina. “El primer trimestre se aplicó en Primaria y el segundo en Secundaria, además de que hemos desarrollado programas de formación para su manejo presenciales a 6.000 docentes, además de online”, explica. Reconoce que uno de los puntos más complicados se produjo en la solicitud y adjudicación de plaza, aunque se excusa en la cantidad de centros (1.500) que participan y de peticiones que existen (100.000). La consejería mantiene que “quitando algún fallo puntual, funcionó razonablemente bien”. La Asociación de Directores espera que todos los errores queden corregidos antes de la fecha tope del 8 de junio simplemente con la notificación de los mismos por parte de los centros, como se ha comprometido la Consejería.

 

Garantizar la evaluación final

Las dudas que suscita a la comunidad educativa la aplicación del programa RAÍCES ha provocado que la Asociación de Directos de Instituto pida que se les permita utilizar el sistema anterior llamado SICE, tal como se ha hecho en 2º de Bachillerato "para garantizar la correcta evaluación final del alumnado, el hecho más relevante del curso escolar". La Consejería de Educación les ha indicado "contradiciendo instrucciones anteriores" que deben realizar las evaluaciones con el programa nuevo, que a su vez, pasará los resultados al antiguo para imprimir los boletines, actas y otros documentos, porque RAÍCES no lo permite de forma fiable.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram