Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra y PDeCAT anuncian su voto favorable a la moción de censura

"No es un apoyo al PSOE, es un rechazo a Rajoy", dice Tardà. Campuzano admite que "va a costar entender" su posición

FOTO: Joan Tardà habla con Pablo Iglesias en el inicio del debate. | VÍDEO: La réplica de Pedro Sánchez. ATLAS-QUALITY

Esquerra Republicana y el PDeCAT, las dos formaciones independentistas en el Congreso, han anunciado esta tarde su voto favorable a la moción de censura de Pedro Sánchez, a pesar de las críticas que han realizado al PSOE por el apoyo al artículo 155 y su parte de responsabilidad que tienen en la situación política catalana. Finalmente se ha impuesto el criterio moderado del PDeCAT en las filas de los neoconvergentes liderados por Marta Pascal frente al ala dura que representa Carles Puigdemont, con quien los diputados en el Congreso no tienen sintonía.

"No es un voto de apoyo al PSOE, es de rechazo al PP, nuestro sí a Sanchez a Sanchez es un no a Rajoy, pese a que el PSOE se ha esforzado mucho en parecerse al PP", ha dicho Joan Tardà, portavoz de ERC."En España existen diferencias aún entre un Gobierno del PSOE sustentado por Podemos y otro de PP sustentado por Ciudadanos", ha añadido. En esa línea, ha recordado que el PSC "siempre participó" del consenso sobre el modelo lingüístico catalán, mientras que Ciudadanos "está obsesionado" por romperlo

"Para un independentista o un republicano valenciano no es lo mismo el Gobierno de Zaplana, en la cárcel, que el del Ximo Puig, ni un Gobierno de Matas que de Francina Armengol", ha insistido el portavoz republicano, quien ha cargado duramente contra el Tribunal Constitucional por "cargarse" el Estatuto de Autonomía que votaron los catalanes y contra la reacción de Juan Carlos I y Felipe VI ante el desafío secesionista.

"Partimos de posiciones muy distantes", ha replicado Sánchez a Tardà, al tiempo que le ha recordado que el líder republicano ha olvidado en su discurso la vulneración de la Constitución y del Estatuto que se vivió en el Parlament y en las instituciones catalanas los pasados meses de septiembre y octubre.

El líder del PSOE ha insistido en la necesidad la política de bloques y ha insistido en que el punto de encuentro es el Estatuto de autonomía. También se ha desmarcado de las afirmaciones de Tardà de que el poder judicial en España no es independiente y de que en Cataluña "había presos políticos". Sánchez ha admitido que si Esquerra votaba la moción de censura no era para apoyarle a él, sino para echar a Rajoy, aunque ha recordado las coincidencias de socialistas y republicanos en las políticas sociales.

"Fíjese si estamos alejados que aún niega que hay presos políticos", ha replicado Tardà. "Pero aunque pidiera 30 años de cárcel para ellos seguiríamos pidiendo diálogo y negociación", ha insistido, al tiempo que ha acusado a Sánchez de "no tener posición" ante el desafío secesionista catalán. El portavoz republicano ha pedido a Sánchez que no acabe siendo "un mini Zapatero", por haber prometido la "España federal" que nunca se alcanzó.

"Diálogo sí, pero no nos temen el pelo, tenemos demasiado dolor. Y lo dice alguien al que le duele que haya catalanes que insulten a Joan Manuel Serrat o Rosa Maria Sardà. Yo pido perdón en nombre de alguien que no conozco, pero le pido que usted también censure los insultos a algunos catalanes", ha concluido Tardà.

“Los ciudadanos que representamos, unos y otros, se merecen que nos demos una oportunidad, un último esfuerzo”, ha asegurado, por su parte, Carles Campuzano, en nombre del PDeCAT, en lo que ha sido una llamada a Pedro Sánchez a afrontar la situación que se vive en Cataluña. “Hay mucho dolor e indignación en Cataluña y a muchos ciudadanos les va a costar entender nuestro voto”, ha añadido, al anticipar un sí para echar a Mariano Rajoy que después ha anunciado de manera clara en su segunda intervención.

“Desde la discrepancia vamos a apoyar la moción de censura”, ha dicho Campuzano, quien lo ha justificado por una actitud “propositiva” de los neoconvergentes. “En España no se puede gobernar contra Cataluña. El que lo hace termina perdiendo la confianza de los ciudadanos y las instituciones”, ha insistido Campuzano, que no se ha privado de constatar la “responsabilidad” que tienen los socialistas españoles de la situación política que se vive en Cataluña.

Con todo, el portavoz del PDeCAT ha significado que Sánchez ha reconocido en su intervención a Quim Torra, presidente de la Generalitat, como su “interlocutor válido”. “El soberanismo, el republicanismo e independentismo son democráticos. De lo que se trata es de reconocernos como interlocutores válidos”, ha añadido y de “reconocer las razones de más de dos millones de catalanes”, en alusión a los votos que cosechó el independentismo en las últimas elecciones catalanas.

Sánchez ha recogido el guante y ha recordado los dos puntos en los que un hipotético Gobierno suyo podría ayudar a rebajar la tensión política en Cataluña: los 46 puntos que propuso en su día Carles Puigdemont en la última reunión con Mariano Rajoy y la posible retirada de los recursos del Gobierno contra algunas de las leyes aprobadas por el Parlament y suspendidas de manera automática por el Tribunal Constitucional. “Hay caminos para explorar y ahí nos van a encontrar”, ha dicho el líder del PSOE. “Es hora de pasar pantalla, pasar página y abrir un nuevo tiempo de diálogo entre distintas formaciones”, ha añadido.

Pese a haber votado varias leyes durante esta legislatura con el PP, el portavoz del PDeCAT ha cargado con dureza contra el Gobierno de Mariano Rajoy. “En nombre de la razón de Estado se han vulnerado derechos fundamentales y el responsable político es Mariano Rajoy, porque la separación de poderes no funciona”, ha dicho Campuzano, para quien “el franquismo está presente en España” y el Gobierno ha respondido “con autoritarismo” frente al problema político catalán.

Más información