Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDeCAT se presentará como Junts per Catalunya a las municipales por la presión de Puigdemont

El sector afín al expresident renuncia a pedir que se debata la renovación de cargos en la asamblea ideológica de julio

Pascal, en el centro, durante el Consejo Nacional del PDeCAT.
Pascal, en el centro, durante el Consejo Nacional del PDeCAT.

El Partit Demòcrata Europeo Català (PDeCAT) concurrirá a las elecciones municipales como Junts per Catalunya, la misma marca con la que ya participó a regañadientes el 21-D y que apadrinó el entorno de Carles Puigdemont. La coordinadora del partido, Marta Pascal, anunció la decisión en un consejo nacional celebrado ayer en Barcelona. Esta es la segunda vez que el los neoconvergentes renuncian a sus siglas por la presión del colectivo crítico, afín al expresident.

Pascal había defendido hasta ahora que la marca del PDeCAT, la refundación de Convergència, de apenas dos años de vida, se debía asentar con vistas a los comicios municipales. Sin embargo, ayer, cambio de criterio. “Queremos proponer ir bajo la marca de Junts per Catalunya. Nos puede dar buenos resultados. Como dijo Artur Mas, puede ser una inversión de futuro”, dijo en el consejo nacional del partido, celebrado en el Campus de la Pompeu Fabra.

"Nuestros votos a Sánchez tienen que tener condiciones"

Marta Pascal ha recordado que el compromiso electoral de los neoconvergentes es echar a Mariano Rajoy a quien culpan de la "represión" del 1 de octubre y de la "judicialización" de la política. "Pero hay que ser conscientes de lo que hay en el otro lado: un candidato que ha insultado al president Torra, que es cómplice del 155 y de la intervención de la Generalitat. Nuestros votos tienen que tener condiciones, pero la política es hablar", ha apuntado. Eso sí, ha advertido que sus votos son incompatibles con la eventualidad de que en la operación participe quien la semana pasada se vestía "de ultracionaciolanista", aludiendo a Ciudadanos. Fue de las pocas veces que el centenar de consejeros del PDeCAT rompió en aplausos durante el Consejo Nacional.

El giro estratégico, que deberá aprobarse en una convención municipal en Castelldefels, se ha producido justo después de que el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, considerado el líder del sector crítico, próximo a Puigdemont, planteara que en el cónclave de julio se debatiera también la posible renovación de cargos. La actual dirección rechazó la medida al sostener que las primarias están previstas dentro de dos años. La aprobación del reglamento del cónclave, crucial para tomar la medida del pulso, se aprobará más adelante.

Pero Casals no llegó a intervenir en el debate, según confirman varios consejeros. “Ha sido una balsa de aceite”, aseguró uno de ellos. En su informe, Pascal se mostró conciliadora y abierta a que en julio la actual ejecutiva “se pueda reforzar y ampliar” para “adaptarla” a las “circunstancias políticas”. No los citó pero todo apunta a que pueda incorporar a alguno de los críticos. Pascal, que dijo que en julio se designará a quien acompañe a Neus Munté en la presidencia, se congratuló de que lo mejor es que todo el mundo “salga contento y se sienta cómodo” y que “nadie gane por 10 a cero”.

La senadora reconoció que el partido no se acabó de “gustar” en la asamblea de hace dos años y que tiene ahora una “oportunidad de oro” para reforzarse. Su objetivo prioritario es fortalecer la formación “ensanchando el perímetro y abrir las costuras” para revalidar su condición de primera fuerza municipalista en Cataluña. Los neoconvergentes cuentan con 440 alcaldías.

La opción de concurrir como JxCat no entusiasma a todos los consejeros, que temen que pueda funcionar bien en la Cataluña interior pero no en el área metropolitana. “Tenemos que sumar y aprender de otra gente. Hay plataformas con las que podemos sumar. Estamos en disposición de aglutinar ese espacio”, apuntó Munté sin citar a ninguna, aunque acaba de crearse el Moviment 1 d'Octubre con personas del entorno de Puigdemont.

El PDeCAT celebrará el viernes un consejo nacional extraodinario al que asistirá el president Quim Torra. Pascal se mostró a favor de la moción de censura contra Rajoy, aunque avisó que Pedro Sánchez ha insultado en los últimos días al president y ha sido cómplice del 155. “Nuestros votos tienen que tener condiciones”, apuntó. Y una es innegociable: que quienes se visten de “ultranacionalisas” —en alusión a Ciudadanos— no participe en la operación. Fue de las pocas veces que el centenar de consejeros del PDeCAT rompió en aplausos.