Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro detenidos acusados de provocar los disturbios de Lavapiés

La muerte de un mantero por un fallo cardiaco desató la noche del pasado 15 de marzo protestas e incidentes callejeros

Agentes de policía, la madrugada del 16 de marzo.

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas acusadas de provocar los desórdenes públicos que se produjeron en el barrio de Lavapiés de Madrid la noche del pasado 15 de marzo. La muerte del mantero senegalés Mame Mbaye por un fallo cardiaco desató una protesta callejera en el barrio que se saldó con varios agentes heridos y múltiples daños en el mobiliario urbano, así como en coches y motos estacionados en la zona.  Por la tarde quedaron en libertad con cargos.

A los arrestados se les imputan los delitos de desórdenes públicos, daños y atentado a agente de la autoridad, según ha informado esta mañana la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los cuatro detenidos son de origen senegalés y la investigación la han realizado de manera conjunta agentes de la comisaría del distrito de Centro y de la Brigada Provincial de Información (dedicada a la lucha antiterrorista y contra los grupos radicales).

Los investigadores han podido determinar que uno de los detenidos, conocido por los agentes al haber sido arrestado con anterioridad, es el presunto autor de un delito de daños y otro de desórdenes públicos. Tras saltar por encima de varios coches aparcados en el vecindario, estos sufrieron severos desperfectos en las lunas y otros elementos de la carrocería. Un vídeo difundido a través de las redes sociales días después mostraba a varias personas provocando daños en coches la noche de los disturbios

Otro de los detenidos en la operación se encuentra presuntamente implicado en los altercados de la mañana del día 16 de marzo en la Plaza Nelson Mandela, situada también en Lavapiés. Una delegación diplomática acudió a la zona para interesarse por sus compatriotas y tuvo que ser escoltada por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los antidisturbios) mientras eran agredidos. Los atacantes utilizaron, entre otros objetos, sillas de las terrazas de bares de la zona que lanzaban a los agentes.

La operación policial continúa abierta y no se descarta la identificación y detención de otros participantes en los disturbios.

Por su parte, el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez Almeida, ha declarado esta mañana sobre las cuatro detenciones por los incidentes de Lavapiés: "Carmena está desaparecida en Lavapiés. Los vecinos y comerciantes que sufrieron los incidentes más violentos acaecidos en Madrid en mucho tiempo echan de menos a su alcaldesa. Lo único que saben de ella es que dijo que la actuación de su equipo de Gobierno no era susceptible de ningún reproche, que se reunió con el colectivo de manteros y que prometió que algún día iría a Lavapiés".

Dos días de altercados

Los disturbios del barrio de Lavapiés, en el distrito de Centro de Madrid, comenzaron tras la muerte del senegalés Mame Mbaye, que sufrió un paro cardiaco a raíz de una enfermedad congénita de corazón. Los dos policías municipales que le atendieron en primer lugar le hicieron la reanimación cardiopulmonar hasta que llegó el Samur-Protección Civil. Pese a sus esfuerzos, falleció.

Las redes sociales comenzaron a difundir que el inmigrante senegalés había muerto tras sufrir una persecución policial desde la Puerta del Sol. Se llegó a decir incluso que era un mantero. El Ayuntamiento de Madrid, pese a tener la información en tiempo real, no paró ese bulo. Los compatriotas de Mbaye se congregaron en Lavapiés e increparon a la policía. Los grupos antisistema, especialistas en crear disturbios en un tiempo mínimo, se convocaron por las redes sociales.

Lavapiés sufrió uno de los distubios más graves que se recuerdan en Madrid en los últimos años. Los atacantes reventaron sucursales bancarias, destrozaron coches, incendiaron contenedores, reventaron papeleras y mobiliario urbano y arrasaron todo lo que estaba en su camino. La situación no se normalizó hasta cerca de las dos de la madrugada.

Los altercados fueron de tal intensidad que los bomberos no pudieron entrar a extinguir los fuegos. También fueron atacadas las ambulancias del Samur.

A la mañana siguiente se reprodujeron los problemas durante la visita de una delegación diplomática de Senegal a la plaza de Nelson Mandela, en el centro de Lavapiés.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información