Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cónsul de Senegal, obligado a protegerse en un local de Lavapiés

Un grupo de personas le ha increpado a su llegada al barrio tras la muerte de un mantero este jueves

El cónsul de Senegal, atrincherado en un bar de Lavapiés. EPV-Atlas

El cónsul de Senegal en Madrid, Mouctar Belal BA, se ha visto obligado a guarecerse en un establecimiento del barrio madrileño de Lavapiés ante las protestas de sus compatriotas, que le han increpado al llegar a la concentración en apoyo a Mame Mbaye, el mantero de 35 años que murió este jueves de un ataque al corazón.

Mouctar Belal BA ha llegado a la plaza Nelson Mandela en un coche del cuerpo diplomático de Senegal sobre las 12.30. Al bajar del vehículo, las protestas de sus conciudadanos, que estaban concentrados en la zona desde las 10.00 de la mañana, han ido subiendo de tono hasta el punto de que el cónsul y quienes le acompañaban han tenido que atrincherarse en un restaurante senegalés de la calle de Cabestreros durante, aproximadamente, media hora. Mientras, unas dos docenas de hombres han permanecido en la puerta del establecimiento reprochándole la falta de apoyo y que haya acudido al barrio 24 horas después de la muerte de su compatriota. 

La propietaria del local ha pedido al diplomático que abandonase el restaurante porque la multitud estaba golpeando y dando patadas a las puertas. El personal del consulado ha pedido ayuda con una llamada al 112, tras la que varias decenas de agentes de la policía nacional han llegado al establecimiento y han logrado sacar al diplomático del restaurante.

El coche del diplomático salió del bar y en su coche. Ecoltado por tres furgonetas, abandonó la zona, informa Luca Costantini. Minutos después del desalojo, una mujer que dijo ser la dueña del bar donde se refugió el embajador acusó a la policía de haber intervenido tarde, y a los agentes de la policía municipal de no estar ahí para ayudarla. “El diplomático se cerró en mi bar, ¿dónde estaba la policía para protegerme?”, gritó rodeada de vecinos.

Antes de que la policía lograra rescatar al diplomático, los concentrados han protagonizado enfrentamientos con la policía a la que han lanzado piedras y sillas. Los agentes han respondido con cargas de pelotas de goma. Finalmente, han conseguido escoltar al grupo diplomático hasta su coche y han abandonado el lugar.  

"Es una embajada que nadie quiere. No hacen nada por nosotros. Llevamos desde ayer esperándolos", ha manifestado Assane, un hombre de 35 años que permanecía en la puerta. 

El Gobierno muestra sus condolencias por el senegalés fallecido y apoya a las fuerzas de seguridad

Anabel Díez

El Gobierno de la nación aguarda a que el Ayuntamiento de Madrid explique los sucesos ocurridos en el barrio madrileño de Lavapiés, aunque de entrada, muestras sus condolencias por el ciudadano senegalés fallecido y muestra su apoyo tanto a la policía local como a las fuerzas de seguridad que acudieron después de los hechos una vez que se produjeron protestas con incidentes.

“El Gobierno quiere manifestar sus condolencias por la muerte del ciudadano senegalés y también lamentar los incidentes que se produjeron ayer. La policía urbana tuvo que hacer frente a unos disturbios, algunos de sus miembros resultaron heridos y tuvieron que acudir las fuerzas de seguridad para hacer frente a los incidentes”, relató el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, tras la reunión del Consejo de Ministros.

Más información