Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes deja su acta de diputada y se retira de la política

La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha registrado su renuncia en la Asamblea

Cristina Cifuentes anuncia su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, el 25 de abril.
Cristina Cifuentes anuncia su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, el 25 de abril.

Cristina Cifuentes ha renunciado este martes a su acta de diputada en la Asamblea de Madrid y se ha retirado de la política tras casi 30 años ocupando cargos públicos y orgánicos en el PP. La expresidenta de la Comunidad ha registrado su renuncia en la Cámara regional a las 10.30 y ha puesto así punto final a una carrera que le vio ser diputada autonómica, delegada del gobierno, presidenta y aspirante a suceder a Mariano Rajoy como candidata de la formación conservadora a La Moncloa. Tras dejar la presidencia regional y la del partido por el escándalo del máster y la publicación de un vídeo de 2011 en el que protagonizaba un supuesto hurto en un supermercado, la última renuncia de Cifuentes hace que pierda el aforamiento que le correspondía como diputada.

Cifuentes deja su acta de diputada y se retira de la política

La renuncia de Cifuentes garantiza al PP que sus 48 diputados estarán presentes en la Asamblea cuando se vote la investidura de Ángel Garrido como presidente regional hasta las próximas elecciones. No hay margen de error para la formación conservadora en esa votación. Solo la suma exacta de sus 48 representantes con los 17 de Ciudadanos alcanzará los 65 votos que marcan la mayoría absoluta. Y en la dirección nacional había algo más que incertidumbre sobre la presencia en ese día clave de Cifuentes, sometida a un gran "desgaste emocional" como protagonista de la larga polémica que ha concluido con su salida de la política.

De hecho, como informó EL PAÍS, los consejeros de Rajoy aventuraron en las últimas horas que la expresidenta renunciaría a su acta para evitar que se la fotografiara fuera de la bancada del gobierno, convertida ya en una diputada rasa sin ningún tipo de poder en el partido que manejó con mano de hierro. La marcha definitiva de Cifuentes supone un alivio para la dirección nacional, donde se veía su permanencia como diputada como un recordatorio diario e innecesario de la polémica que había llevado a su dimisión, así como un elemento de continuo desgaste para las siglas del PP a tan solo un año de las elecciones.

"Esto es algo que podía ser esperado, era una decisión personal que [la expresidenta] tenía que tomar cuando considerara que era el momento", ha opinado sobre la renuncia de Cifuentes el propio Garrido en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de Gobierno. "No ha hablado hoy con Cifuentes. En cada momento hay que tomar decisiones en la vida y ella lo ha hecho cuando ha creído conveniente", ha seguido el candidato a la investidura, que ha avanzado que hará cambios en el Ejecutivo, renunciando a la consejería de presidencia para nombrar a un nuevo consejero. "Las conversaciones con Cifuentes que tengo ahora son de carácter personal, como una amiga. Para mí ha sido un honor ser el número dos de Cristina Cifuentes".

Ahora será la Junta Electoral de Zona quien deberá designar un nombre para sustituir a la expresidenta, que al dejar el acta también renuncia a un sueldo base de 3.503,46 euros brutos al mes. Siguiendo el orden de la lista electoral del PP de las elecciones autonómicas de 2015, el remplazo sería Federico Jiménez de Parga, que está dispuesto a ocupa el escaño.

La ya expresidenta de la Comunidad, exlíder regional del partido y exdiputada renuncia a su acta en un momento crítico para el PP de Madrid. Su formación, que gobierna desde hace 23 años en esta Autonomía, se arriesga a perder el poder en los comicios de 2019, a los que Ciudadanos llegará impulsado por las encuestas. Sin un referente claro en Madrid, Mariano Rajoy ha encargado al presidente del Senado, Pío García Escudero, que reconstruya el partido, logre la paz interna y engrase la maquinaria electoral para acometer la difícil tarea de mantener el gobierno regional y reconquistar el del Ayuntamiento de la capital.

Fernández-Maillo apuesta por incluir a Casado y Almeida en la nueva dirección de Madrid

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha asegurado este martes que el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, es un "referente" del partido y podría formar parte de la nueva dirección del PP madrileño que pilotará el presidente del Senado, Pío García-Escudero. También ha apostado por reforzar el papel del del portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y por incorporar a alcaldes que gobiernan en municipios madrileños.

"Pablo es una persona muy importante en la dirección, un referente en España y en Madrid, y podría formar parte de la dirección de Madrid", ha dicho Martínez-Maillo durante una entrevista en Los Desayunos de TVE. "Depende de Pío y del propio Pablo", ha añadido en referencia a García Escudero, que ayer asumió la presidencia del PP de Madrid. "Almeida, el portavoz [en el Ayuntamiento], que está haciendo un magnífico trabajo. [También habría que incorporar a] alcaldes, que tenemos muchos en la Comunidad".

El nombramiento del presidente del Senado como líder temporal del PP de Madrid se formalizará en el Comité Ejecutivo nacional que su partido celebrará el 15 de mayo. A partir de ese momento, García Escudero tendrá la potestad de ampliar la dirección madrileña con los nombres que quiera, designándoles también para las tareas que prefiera.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram