Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres semanas para encontrar un nuevo presidente de Madrid

La salida de Cifuentes abre un proceso de sustitución que deja su Gobierno en funciones hasta la celebración de un nuevo pleno de investidura

El consejero Ángel Garrido, hoy. En vídeo, José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos.

La dimisión de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid abre una situación de provisionalidad en el Gobierno regional y en la Asamblea que requerirá la puesta en marcha de un mecanismo de sustitución similar al que se siguió tras la dimisión de Esperanza Aguirre en 2012. Una vez que se formalice la salida de Cifuentes, el consejero de Presidencia y número dos del Gobierno, Ángel Garrido, asumirá la presidencia interina hasta que la Asamblea regional acoja un nuevo pleno de investidura en un plazo máximo de 22 días. El actual equipo de Gobierno quedará en funciones hasta entonces.

Según el artículo 182 del reglamento de la Cámara regional, la presidenta de la Asamblea, la popular Paloma Adrados, tiene 15 días para, después de una ronda de consultas con los portavoces de los distintos partidos, proponer un candidato a presidente autonómico. Una vez que se designe ese candidato o candidata, se celebrará una sesión de investidura "que tendrá lugar entre el tercer y el séptimo día siguiente".

Para la designación de un nuevo presidente o presidenta de la Comunidad se requiere mayoría absoluta en la primera votación, es decir, 65 votos, lo que de nuevo convierte a Ciudadanos en la formación decisoria. Con el reparto de escaños actual (PP:48, PSOE: 37 Podemos: 27, Ciudadanos: 17), el Partido Popular no tiene mayoría en la Cámara. Si no se alcanzase un acuerdo en la primera votación, tendrá que repetirse 48 horas después y en este caso bastaría una mayoría simple para la designación de presidente.

En el hipotético escenario de que ningún candidato obtuviese la confianza de la Cámara en los dos meses posteriores a la primera votación, habría que convocar nuevas elecciones que abrirían la puerta a una legislatura exprés: el mandato tendría como límite las elecciones autonómicas de mayo de 2019 que renueva los parlamentos de todas las autonomías menos Galicia, País Vasco y Cataluña.

Moción de censura neutralizada

Otro de los efectos inmediatos de la salida de Cifuentes, que hasta ahora no ha aclarado si también renuncia al acta de diputada regional y a la presidencia del PP de Madrid, es la neutralización de la moción de censura que promovió el PSOE y que hoy, 19 días después de su presentación formal, seguía sin fecha fijada. 

Con la renuncia a su cargo de la hasta ahora presidenta, el procedimiento que el grupo socialista registró en la Asamblea madrileña el pasado 6 de abril pierde automáticamente su razón de ser al haberserse presentado contra Cristina Cifuentes. De haber prosperado, esa moción habría puesto en riesgo el gobierno del PP en uno de sus feudos históricos. La propia Cifuentes lo ha dejado claro en su comparecencia de este miércoles: "Doy un paso atrás para evitar que la izquierda gobierne en Madrid".

Poco después de anunciarse la salida de Cifuentes, el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, ya se ha postulado como aspirante a presidente autonómico. "Yo estoy dispuesto, si el grupo (parlamentario socialista) está dispuesto, encantado", ha señalado. Queda por ver si el candidato o candidata que presente el Partido Popular encaja con las exigencias de "limpieza" que ha planteado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera y Ciudadanos se decanta por seguir sosteniendo al PP hasta el final de la legislatura. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información