_
_
_
_
_

La Mesa del Parlament aprueba la delegación de voto de Comín y allana la investidura

La decisión permitirá al independentismo escoger un presidente en segunda votación

El exconseller Toni Comín en Bruselas.
El exconseller Toni Comín en Bruselas.JAMES ARTHUR GEKIERE (AFP)

La Mesa del Parlament ha aprobado este martes la delegación del voto del exconsejero Toni Comín, huido en Bruselas, una decisión que allana el camino a que pueda prosperar un debate de investidura. El voto delegado de Comín se suma al del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y permite al independentismo cuadrar los números. Ciudadanos, PSC y PP se oponen a la decisión y desde la formación naranja piden al Gobierno que "actúe".

Más información
Comín pide delegar su voto y allana el camino para una investidura

Con la delegación de voto de Comín, los secesionistas sumarían 66 votos, frente a los 65 del resto de formaciones no independentistas. Sería necesario, eso sí, la abstención de los cuatro parlamentarios de la CUP que se da por hecha para que pueda prosperar un candidato en segunda votación, cuando se requieren más votos a favor que en contra.

Junts per Catalunya y ERC quieren reformar la ley de presidencia el 3 de mayo

La Mesa del Parlament y la Junta de Portavoces de la Cámara decidieron fijar para el próximo 3 de mayo otra sesión plenaria. Técnicamente en este pleno se debatirán varias propuestas de resolución de los diferentes grupos políticos. Sin embargo, Junts per Catalunya estudia cómo encajar también la aprobación de la reforma de la ley de la Presidencia para incluir la posibilidad de una investidura telemática.

El cambio legal se tramita por la vía de urgencia. La oposición pidió un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias que en teoría debe estar listo el próximo viernes. Con un día festivo de por medio -el 1 de mayo- los términos serían muy ajustados para la tramitación pero Junts per Catalunya cree que hay tiempo suficiente.

El reloj corre y el tiempo se agota el 22 de mayo, fecha límite en la que la Generalitat de Cataluña ya debería tener presidente para evitar nuevas elecciones. Es el escenario que, según coinciden en explicar diversas fuentes, más conviene a todas las partes: desde el Gobierno del PP, deseoso de recuperar la normalidad institucional y levantar la aplicación del artículo 155, a los independentistas, para esquivar el incierto desenlace de una nueva convocatoria electoral.

Ciudadanos, PSC y PP se han opuesto este martes a la delegación de voto de Comín, como ya hicieron con la de Puigdemont, pero no está previsto de momento que ningún grupo parlamentario va a recurrir esa decisión ante el Tribunal Constitucional. El Gobierno también podía impugnar la delegación de voto, pero nada indica que esté por esa tesitura, después de que expirara el plazo para impugnar la condición de diputado electo de Puigdemont y de Comín y no lo hiciera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ciudadanos pide al Gobierno que "actúe"

Los populares no quisieron explicar cuáles serán sus próximos pasos para intentar frenar la prerrogativa. "En la medida en que se desarrollen los hechos iremos explicando qué haremos", ha asegurado el portavoz parlamentario del PP, Alejandro Fernández. Los populares catalanes no han querido explicar si coordinarán su acción con la de otros partidos del bloque constitucionalista o con el propio Gobierno.

"El Gobierno de España debería reaccionar ante la delegación de los votos de dos huidos de la justicia", ha pedido la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas. La formación naranja ha insistido en que es el Ejecutivo central el que tiene la posibilidad de frenar  en seco el voto delegado con un recurso ante el Tribunal Constitucional. Pese a ello, dijo Arrimadas, Ciudadanos usará todas las herramientas parlamentarias que tenga a su alcance para evitar el voto delegado.

Los socialistas, ha anunciado la diputada Eva Granados, presentarán mañana miércoles una reconsideración del voto delegado para evitar que Comín pueda votar en el pleno pero ya ha vaticinado que no prosperará dada la mayoría independentista en la Mesa. "Todo indica que el independentismo tendría mayoría en segunda vuelta sin necesitar a la CUP", ha explicado. El PSC descarta acudir al Tribunal Constitucional y Granados ha asegurado que si el Alto Tribunal considera que se están violando sus propias medidas cautelares "podría hacer un incidente de ejecución".

Desde Catalunya en Comú-Podem han pedido al independentismo que aproveche que ya tiene los votos suficientes para que forme un Govern ya. "La mejor manera para hacer frente a esta regresión democrática es conformar un Gobierno catalán que nos permita resistir mejor y avanzar en derechos sociales y nacionales", dijo la portavoz Elisenda Alamany.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_