Los partidos evitan recurrir que Puigdemont sea diputado

Agotado el plazo ante el Tribunal Constitucional para impedir que el huido mantenga su estatus

Carles Puigdemont, el pasado miércoles, en Berlín.
Carles Puigdemont, el pasado miércoles, en Berlín.Gregor Fischer/dpa

Los partidos catalanes han optado por no recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la condición de diputados de Carles Puigdemont y Toni Comín y no presentar batalla legal contra su ausencia de la Cámara. No era un escenario fácil, pero fuentes jurídicas consideran que podría haberse combatido que ambos fuesen parlamentarios de pleno derecho porque no prometieron el cargo de manera presencial, ni en la constitución del Parlament del 17 de enero ni en alguna otra sesión posterior. El plazo para recurrir ante el TC expiró este viernes.

La Mesa del Parlament declaró el pasado 18 de enero, el día después de constituirse la Cámara, la relación de diputados que accedían “al pleno ejercicio de la condición de parlamentarios y tienen la plenitud de los derechos que les reconoce el Reglamento”. Entre ellos figuraban Puigdemont y los cuatro exconsejeros huidos entonces en Bruselas. Con el paso de los días renunciaron a sus actas Clara Ponsatí, Lluis Puig y Meritxell Serret, pero el expresidente de la Generalitat y Toni Comín siguen manteniendo su condición de parlamentarios y los derechos que tienen también el resto de parlamentarios.

El acuerdo de la Mesa podría haber sido recurrido por el Gobierno de Mariano Rajoy ante el Tribunal Constitucional y eso habría provocado su suspensión inmediata, como ha ocurrido ya con otros acuerdos del Parlament. También podrían haber recurrido los grupos parlamentarios catalanes, pero el plazo para hacerlo finalizó este viernes  y no se presentó ninguna impugnación.

La tesis que defienden los juristas partidarios del recurso es que el artículo 108.8 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General exige que “en el momento de tomar posesión y para adquirir la plena condición de sus cargos, los candidatos electos deben jurar o prometer acatamiento a la Constitución, así como cumplimentar los demás requisitos previstos en las Leyes o reglamentos respectivos”. En ese sentido, la deducción que hacen estas fuentes es que mientras no exista la jura o promesa no se adquiere la condición de diputado.

Fuentes del PSC y del PP, por el contrario, discreparon de esta interpretación y coincidieron en explicar que desde hace varias legislaturas la jura o promesa de la Constitución y del Estatuto de autonomía se hace por escrito en el Parlament, y no de manera presencial, por lo que no existe una toma de posesión como tal. También recuerdan que Puigdemont y Comín, como el resto de diputados, presentaron su declaración de actividades y de bienes, por lo que veían difícil que prosperase un recurso.

“No es la primera vez que un diputado está ausente en la sesión constitutiva y ello no ha sido jamás objeto de polémica”, explica un diputado constitucionalista, mientras que otro recuerda que “lo que vale para Oriol Junqueras y Jordi Sànchez, que están en prisión, también vale para Puigdemont y Comín”.

El exvicepresidente de la Generalitat y el exlíder de la ANC pueden delegar el voto en los plenos por decisión del juez Pablo Llarena. No así Toni Comín, que no lo ha solicitado, pero sí Puigdemont, cuya delegación ha sido aceptada por la Mesa con los votos en contra de Ciudadanos y PP. Otra cosa es que, si se prolonga esta situación de ausencia de la Cámara y se forma Govern, algunos partidos reclamarán que se actúe contra el expresidente y el exconsejero y no se abone la mensualidad que les corresponde como diputados.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS