Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP recupera la alcaldía de Alicante tras no poder convencer el PSOE a una tránsfuga

Los populares, pese a carecer de mayoría en la asamblea local, gobernarán al haber sido la lista más votada en 2015

El concejal del PP, Luis Barcala, saluda a la candidata del PSPV-PSOE, Eva Montesinos, tras ser elegido como alcalde de Alicante.

El PP ha recuperado este jueves la alcaldía de Alicante por imperativo legal, al ser la lista más votada en las últimas elecciones municipales. La hasta ahora alcaldesa accidental y candidata socialista, Eva Montesinos, se ha quedado a un concejal de la mayoría absoluta de la corporación después de que una edil tránsfuga, Nerea Belmonte, con la que los partidos de izquierda estuvieron negociando hasta la pasada madrugada, votase en blanco. El nuevo alcalde es Luis Barcala, abogado de profesión y hasta ahora portavoz del grupo municipal popular.

Los socialistas pierden la vara de mando de la segunda ciudad más poblada (330.000 habitantes), por detrás de Sevilla, que gobiernan. Montesinos, alcaldesa accidental desde la dimisión de Gabriel Echávarri, doblemente procesado por prevaricación, ha obtenido el apoyo de 14 concejales (los seis votos de su formación, los cinco de Guanyar Alacant y los tres de Compromís).

La candidata socialista había llegado a la sesión de investidura sin saber si pasaría la prueba. Después de que Belmonte exigiera que se le garantizara un sueldo municipal. Los tres partidos de izquierda, antiguos socios de un gobierno tripartito, solo habían consensuado modificar el reglamento del Pleno para equiparar los derechos de los ediles no adscritos a los del resto de los grupos.

Finalmente, Nerea Belmonte, que ocupó la Concejalía de Acción Social hasta marzo de 2016, cuando fue expulsada de Guanyar por adjudicar a dedo contratos menores a una empresa de comunicación de dos compañeros de Podemos, ha mantenido el suspense hasta el último momento y ha acabado dando, con su voto en blanco, la alcaldía al PP. Luego, en declaraciones a los periodistas, ha culpado de su decisión al portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón: “Hay que pedirle explicaciones por negarse a restituir mi honor y mis derechos tanto políticos como económicos; no ha querido dar su brazo a torcer”.

Tras abandonar el salón de plenos, Belmonte ha escuchado a simpatizantes de partidos de izquierdas llamarla “traidora” y “sinvergüenza”, según testigos presenciales. Pavón, por su parte, les ha acusado de anteponer “de forma miserable” sus intereses personales a los generales.

La candidata derrotada, Eva Montesinos, ha calificado de “tamayazo” lo ocurrido hoy en el salón de plenos. También ha arremetido contra Ciudadanos (C’s), cuyos cinco concejales han votado a su propia candidata, y a los dos ediles no adscritos: Belmonte y Fernando Sepulcre, expulsado de C’s y que ha emitido un voto nulo. Por su “irresponsabilidad”, ha lamentado, han devuelto la alcaldía al “partido más corrupto del país”.

Pese a las insinuaciones vertidas por los grupos de la bancada progresista, el nuevo alcalde ha negado haber mantenido contactados o conversaciones previas con la antigua militante de Podemos, hasta el punto de que se ha mostrado un tanto sorprendido por su decisión. Barcala afronta el mandato “con responsabilidad” y la intención de “gobernar para todos”. En su discurso de investidura, ha ofrecido a Ciudadanos entrar en su futuro gobierno, pero la portavoz de la formación naranja, Yaneth Giraldo, lo ha rechazado porque entiende que el PP “aún tiene que expiar” su pasado.

Los populares han recuperado un feudo que gobernaron con mayoría absoluta durante dos décadas (1995-2015), tras un paréntesis de tres años en la oposición. Las reacciones de dirigentes autonómicos al sorprendente cambio de color político registrado en el consistorio alicantino se han sucedido a lo largo de la mañana. El presidente de la Generalitat, y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha lamentado desde Japón, donde se encuentra de visita institucional, que se haya pervertido la apuesta mayoritaria por el cambio que expresaron los alicantinos en las urnas. En cambio, la líder regional del PP, Isabel Bonig, ha felicitado al nuevo alcalde y ve en su nombramiento el comienzo de la “reconquista de la Comunidad Valenciana” por parte de su formación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información