Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trapero dice que trasladó a Puigdemont que no compartía el plan secesionista

El exjefe de los Mossos recurre el auto de procesamiento y niega haber puesto a los Mossos al servicio del independentismo

Trapero, a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional.
Trapero, a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional. EL PAÍS

El exjefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, intenta convencer a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de que en ningún momento puso al cuerpo policial al servicio de los intereses del independentismo. En un escrito en el que se opone al auto de procesamiento por dos delitos de sedición y uno de organización criminal, Trapero alega que él y el resto de la cúpula de los Mossos mantuvieron abiertas discrepancias con los responsables políticos del Departamento de Interior y de la Generalitat sobre la celebración del referéndum del 1 de octubre.

Trapero expone en su escrito que, antes del 1-O, mantuvo dos reuniones en el Palau de la Generalitat con el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el exvicepresidente Oriol Junqueras. En esos encuentros, dice, les trasladó su "preocupación" por que se mantuviera la convocatoria del referéndum, ya que podía generar problemas para la seguridad ciudadana. Según los argumentos del exjefe de Mossos, Trapero informó a Puigdemont de que el cuerpo policial no compartía el "proyecto independentista" y que la cúpula tenía la intención de "respetar la legalidad vigente y cumplir con los mandatos judiciales" que ordenaban impedir la votación ilegal. Trapero también trasladó a los políticos su malestar por ciertas manifestaciones públicas sobre el papel de los Mossos. Para dar credibilidad a esa versión, el escrito cita en su favor la declaración, como testigo, del actual jefe de los Mossos, Ferran López, que acredita esa versión.

Trapero está procesado por dos delitos de sedición y otro de organización criminal. La juez Carmen Lamela cree que formó parte de una "compleja y heterogénea organización unida por el propósito de lograr la secesión de Cataluña" y que puso a los Mossos "al servicio de los intereses secesionistas". La defensa de Trapero lo niega y rechaza el relato de hechos que recoge el auto de la Audiencia Nacional. Entre otras cosas, el escrito argumenta que "no se ha protegido policialmente a políticos o cargos investigados" por su participación en el referéndum.

La abogada Olga Tubau recuerda que Trapero nunca hizo ninguna manifestación a favor del referéndum; al contrario, razona, existe un comunicado oficial de los Mossos d'Esquadra en el que se indica su disposición a cumplir las resoluciones judiciales.

Uno de los delitos de sedición se le atribuye por los hechos del día 20 de septiembre frente al Departamento de Economía de la Generalitat, cuando una multitud se concentró para protestar por los registros ordenados por un juez de Barcelona. El escrito subraya que ese día se produjo "una gran movilización ciudadana" y destaca que fue "pacífica" en su mayor parte. Trapero niega que se desatendieran las peticiones de la Guardia Civil. El escrito alega que, "si no de desalojaron y dispersaron" las personas congregadas antes "no fue por una voluntad maliciosa de obstruir la entrada y registro", sino por la "absoluta imposibilidad de llevar a cabo esas actuaciones ante la presencia de una masa compacta de gente". En la actuación de los Mossos se valoró que fueron concentraciones convocadas por la Asamblea Nacional de Cataluña y Òmnium Cultura y que, hasta la fecha, "siempre habían tenido un carácter pacífico". Asimismo, niega cualquier "connivencia" con los mandos políticos porque ninguno de ellos estuvo en la sala de coordinación ese día.

"Se hace difícil", insiste el escrito, "sostener una pretendida coordinación entre la cúpula política de la Conselleria de Interior y los mandos de la Prefectura de los Mossos d’Esquadra", cuando estos últimos "en un acto sin precedentes y de forma pública trasladan su discrepancia con los primeros". Esas discrepancias quedaron definitivamente plasmadas, subraya Tubau, en las reuniones con Puigdemont y Junqueras, donde quedó claro que ni Trapero ni los Mossos compartían "un eventual plan tendente a la celebración del referéndum".

Más información