Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tranvía y la multiconsulta fallidos han costado 1,8 millones

El gobierno de la alcaldesa Ada Colau asegura que parte del gasto se podrá aprovechar en el futuro

Colau conversa con concejales antes del pleno.
Colau conversa con concejales antes del pleno.

El pasado martes fue el día más negro del mandato de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. En un solo pleno extraordinario, la oposición le tumbó dos de sus proyectos estrella: la unión de las dos redes del tranvía por la Diagonal y la iniciativa de celebrar una semana de consultas ciudadanas, la multiconsulta. Proyectos fallidos que además de incontables horas de trabajo de las respectivas áreas, han costado al ejecutivo un total de casi 1,8 millones de euros. El ejecutivo responde que parte de esta cantidad se podrá utilizar en el futuro.

El grueso de los 1.792.390 euros corresponde al tranvía. Más de un millón (1.094.836 euros) se lo ha llevado la redacción de un proyecto que se encargó antes de tener el visto bueno de la oposición. Y 517.987 euros se han gastado en concepto de estudios previos, informa el área de Urbanismo. Las cantidades incluyen también la retribución al ingeniero y ex consejero de CiU Pere Macias, que fue fichado por Colau para dirigir la “estrategia del tranvía”.

La CUP admite que fue un error votar ‘no’

El grupo municipal de la CUP hizo ayer autocrítica y admitió que fue un error votar ‘no’ a la propuesta de pregunta sobre la municipalización del agua, porque el reglamento impedía votar no y nadie advirtió de ello. Las tres concejales de la formación votaron negativamente, aunque defienden que el agua sea gestionada desde la administración. No hace falta preguntarlo si BComú lo llevaba en el programa, insistieron. Pero las críticas —si hubieran votado a favor se podría celebrar la consulta— han sido duras, incluso desde la propia formación. De ahí que ayer se pusieran a disposición de las entidades impulsoras si recurren la votación.

El consistorio defiende que se trata de una serie de trabajos y de tareas realizados “que no se pierden, que ya están materializada y que en caso de que el proyecto se recuperara, ya estarían acabados”. Además, recuerdan que “se trata de actuaciones que se hicieron también para dar cumplimiento al protocolo con la Autoridad del Transporte Metropolitano”, de quien dependería el proyecto una vez superara los trámites municipales en los que ha embarrancado.

En el caso de la multiconsulta, los costes han sido menores: 179.576 euros que corresponden, indican fuentes del área de participación, “a las preparaciones de los pliegos de los dos concursos (sobre la producción y el voto electrónico) y a las actuaciones en páginas web, comunicación y recursos humanos”. “Hay que tener en cuenta”, indican las mismas fuentes, “que ninguno de los dos concursos había finalizado el proceso de adjudicación. Gran parte este gasto, más de 123.000 euros, es reutilizable ante una futura multiconsulta.

El miércoles, el día siguiente al pleno, Colau descartó abordar la unión de los tranvías de la ciudad durante este mandato y manifestó que espera “que en el próximo mandato haya el consenso suficiente” para impulsarla. La alcaldesa recordó que el consenso social sobre la necesidad de hacer la unión es muy amplio, con colegios profesionales, universidades, municipios colindantes o entidades y asociaciones vecinales a favor. Y entendió que “lo único que ha fallado es el acuerdo del pleno municipal por puro partidismo”.

Pero si la falta de votos para materializar la unión de las redes era esperada el pasado martes, el revés a la consulta fue enorme y por sorpresa. Fue una votación, además en la que nadie reparó —o nadie alertó— de que la única fórmula por la que se podían rechazar las preguntas propuestas —sobre la municipalización del agua o cambiar el nombre de la plaza de Antonio López— era si se consideraba que contravenían alguna ley. En este sentido, Colau no dio por enterrada la multiconsulta, una iniciativa con la que pretendía concentrar en una semana al año preguntas sugeridas por entidades, el propio gobierno o la oposición.

Recurso de las entidades

Mientras, las entidades que promovieron las preguntas, sobre todo en el caso de la del agua, barajan recurrir el posicionamiento del pleno “ante el flagrante incumplimiento del reglamento”. Las asociaciones, entre las que figura Aigua és vida o la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) han solicitado un informe sobre el proceso participativo a la Comisión de Amparo y estudian cómo formalizar un recurso para invalidar los resultados del plenario. “El martes no solo hubo un menosprecio a las casi 40.000 firmas que apoyan las consultas sino que se deja en un callejón sin salida el futuro de la participación”.