Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras el Costello, la sala El Sol

La cantante y compositora del grupo Morgan traza una ruta muy musical por salas de conciertos y teatros, con una parada en la calle de Bravo Murillo

Nina, cantante del grupo Morgan.
Nina, cantante del grupo Morgan.

1. Plaza de España de Las Rozas. Aquí es donde más tiempo de ocio he pasado en mi vida. Muchas tardes y noches de tomar el sol y arreglar el mundo con mis amigos Paco, guitarrista de Morgan, y Willie B. Planas, también músico. La plaza tiene un quiosco de música donde actué (con mi familia haciendo coros) en un grupo de versiones de mi padre y mi tío.

2. Plaza de Colón de Majadahonda. Más que un lugar, para mí es el recuerdo de un verano eterno con mis amigas Paula y Juana. Tardes con una guitarra, helados, pipas y cerveza, charlando, mirando a los skaters. Ahí decidimos las tres hacernos el mismo tatuaje.

3. Facultad de Comercio y Turismo. Mi primer contacto profundo con el centro de Madrid, donde pasé dos años. El primero, más concretamente, en un bar irlandés que había al lado. Aprendí mucho, no necesariamente sobre dirección de empresas, pero sí sobre la vida. Fueron tiempos muy felices, conocí a mucha gente y me divertí muchísimo. Siempre que paso por delante, sonrío. (Avenida de Filipinas, 3).

Presentación en el Mad Cool

Carolina de Juan, ‘Nina’, (Madrid, 1990) es la compositora y cantante del grupo madrileño Morgan, que publicó en 2012 su primero disco, North, y acaba de editar Air, producido por José Nortes. La banda lo presentará el viernes 13 de julio en el festival Mad Cool.

4. Sala Costello. Cuando cumplí los 18 fue de los primeros sitios por donde empecé a salir y ver conciertos en la capital. Recuerdo las noches que pasaba con mi amiga Sol. Además, en esta sala dimos uno de nuestros primeros conciertos, los cinco juntos, en diciembre de 2015. Era miércoles y se llenó. (Caballero de Gracia, 10).

5. Observatorio Musical. Aquí empezó a ensayar Morgan y he sido extremadamente feliz. Compartíamos local con Salto, Dinero, Cverno y Anaheim, y hemos grabado la maqueta del disco nuevo. Me gusta el bar y el café que sirven. (Algorta, 25).

6. Sala El Sol. En este local presentamos nuestro primer disco, North, y fue, sin duda, una de las mejores noches de mi vida. También fue de las primeras salas a las que fui cuando empecé a bajar a Madrid para salir los fines de semana. Después del Costello es buena idea seguir aquí. (Jardines, 3).

7. Teatro Lara. La primera vez que fui me quedé mirando el patio de butacas callada durante mucho rato. Me quedé hipnotizada. Hemos actuado dos veces aquí e impone mucho, es como entrar en una cápsula del tiempo. Las butacas tienen placas con nombres míticos de gente que se ha sentado en ellas y mola sentirte parte de la cultura de Madrid. (Corredera Baja de San Pablo, 15).

8. Joy Eslava. En esta sala quisimos celebrar que estábamos viviendo algo increíble con el primer disco y actuamos en otra noche que nunca olvidaré. Hubo un tema en el que éramos 14 sobre el escenario. Aquí he visto conciertos como el de Blind Melon. (Arenal, 11).

9. Sala But. Hubo una temporada en la que se puso de moda entre los adolescentes, y todas las personas que conocía en mi instituto fueron alguna vez a la sesión light. Yo no llegué a ir y la aborrecí mucho tiempo por ello. La primera vez que entré fue para ver un concierto de Carmen Boza. Luego he visto a Blackberry Smoke, Aurora and the Betrayers y muchos más. El año pasado cerramos allí la gira y fue increíble. Nunca la volveré a odiar. (Barceló, 11).

10. Calle de Bravo Murillo. Donde vivía mi abuela. Me recuerda a mi infancia: los fines de semana venía a casa y el domingo la devolvíamos a la suya. Yo me quedaba en el asiento trasero del coche. Siempre que paso me fijo en el portal. Me gustaba mucho estar con ella y también su casa con gotelé. La quería mucho.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram