Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves que explican los disturbios de Lavapiés

La muerte de un mantero senegalés en el barrio madrileño por un ataque epiléptico desencadenó una sucesión de reacciones violentas

Una de las barricadas que se formó en el barrio de Lavapiés.

El barrio madrileño de Lavapiés vivió la noche del jueves 15 de marzo uno de los peores episodios de disturbios callejeros registrados en la capital en los últimos años. La muerte tras un ataque epiléptico de un inmigrante senegalés dedicado a la venta ambulante desencadenó una sucesión de protestas que derivaron en algaradas en el vecindario, con graves destrozos y una veintena de heridos. Seis personas fueron detenidas por su implicación en los incidentes.

¿Cómo empezó todo?

El inmigrante senegalés Mame Mbaye, de 35 años, sufre un ataque de epilepsia en la calle del Oso, en Lavapiés, tras haber pasado las horas previas en la Puerta del Sol y regresar junto a un amigo al barrio en el que residía. El acompañante es quien avisa a los servicios de emergencias, que informan del episodio a las 16.58 del jueves. Según los testigos que presenciaron los hechos, Mbaye no estaba siendo perseguido en una operación contra el top manta, tal y como informó en un primer momento la agencia Efe. El 112 recibió esa tarde cuatro llamadas en las que se reclamaba asistencia en el lugar en el que Mbaye se desplomó.

¿Qué hacen los policías?

Los primeros en atender al inmigrante senegalés son dos policías municipales de la unidad de Centro Sur que acababan de entregar una notificación y circulaban por la calle de Embajadores. Los agentes, que requieren la presencia del Samur, constatan que Mbaye ha entrado en parada cardiorrespiratoria y comienzan a hacer las labores de reanimación cardiopulmonar. Llegan más agentes, un total de siete, que se dan el relevo para realizar el masaje cardiaco. La emisora policial está informada de todo lo que ocurre desde el primer momento, y así consta en el atestado al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Coches de policía, el Samur y la funeraria en la calle en la que falleció el mantero senegalés.
Coches de policía, el Samur y la funeraria en la calle en la que falleció el mantero senegalés. EFE

¿Cómo actúa el Samur?

La ambulancia de este servicio sanitario tarda 18 minutos en llegar a Lavapiés. Los facultativos prosiguen las maniobras de reanimación durante 45 minutos, pero al final solo pueden confirmar la muerte del mantero senegalés. Se avisa al Cuerpo Nacional de Policía y este a su vez da parte a la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver. La retirada del cuerpo se produce alrededor de las 21.00.

¿Por qué se desatan la protestas?

A la calle del Oso acuden varios manteros, también de origen senegalés, para interesarse por su compañero fallecido. Algunos piensan que la muerte ha sido consecuencia de una persecución que se ha producido en la Puerta del Sol horas antes y empiezan a increpar a la policía, que cierra el acceso a la vía. En poco tiempo, la versión de la persecución se extiende a través de las redes sociales y moviliza a personas que se desplazan a la zona para protestar en las horas posteriores.

¿Quiénes protagonizaron las primeras protestas?

La teoría de que una operación policial es la causa de la muerte del mantero se hace viral e impulsa la convocatoria a través de mensajes internos de grupos radicales de ultraizquierda. Algunos vecinos detectan la llegada de estos grupos y dan parte a la policía. Los manteros que están congregados en la calle del Oso se desvinculan y dicen apoyar la labor de los agentes municipales. Otro grupo de inmigrantes subsaharianos se muestra más combativo y se suma a los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Alrededor de las 20.20, la Policía Nacional envía agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP, antidisturbios) y de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR). Empiezan los disturbios, con lanzamientos de adoquines, incendio de contenedores, rotura de mobiliario urbano y saqueo de tres sucursales bancarias. La policía carga y lanza pelotas de goma para tratar de contener la situación. La gravedad de los incidentes impide que el Samur y los bomberos accedan a los lugares en los que se les requiere. 

¿Cuánto duran los disturbios?

La situación se prolonga hasta pasada la una de la madrugada, con una veintena de heridos (diez policías nacionales, seis locales y cuatro civiles) de diversa consideración. Los agentes detienen a seis supuestos autores de los destrozos, entre ellos una mujer y un menor de edad. Todos ellos han quedado en libertad acusados de un delito de lesiones. Solo en un caso se ha decretado la medida cautelar de acudir cada 15 días al juzgado.

Más información Más información
El concejal de Seguridad, Javier Barbero, y la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, en su comparecencia del viernes. EFE

¿Cuándo habla el Ayuntamiento?

La primera y única rueda de prensa que ofrecen los responsables municipales (la alcaldesa en funciones Marta Higueras; el concejal de Seguridad, Javier Barbero, y el edil de Centro Jorge García Castaño) es cerca de las dos de la tarde del viernes, es decir, casi 21 horas después de que Mbaye sufriera el paro cardiaco. Mientras tanto, hubo silencio. La concejal de los distritos de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, publicó un tuit la noche del jueves en la que daba por buena la versión de la persecución policial y atribuía a la "xenofobia institucional" la muerte del inmigrante senegalés.

¿Qué medidas toma el Ayuntamiento?

Los concejales que comparecen ante la prensa el día después de los disturbios afirman que respaldan la actuación de los policías municipales en la muerte de Mbaye, pero a renglón seguido anuncian que han abierto una investigación interna para esclarecer todos los extremos de la muerte del mantero. Eso siembra el malestar en los sindicatos policiales, que piden dimisiones dentro del equipo de gobierno, en especial, la de Rommy Arce.

¿Coincide el Gobierno municipal en la valoración de los hechos?

Algunos concejales del equipo de Ahora Madrid, que gobierna el Ayuntamiento de la capital, han cuestionado en sus cuentas personales de Twitter la actuación policial pese a que la atención que se prestó al fallecido Mbaye no tuvo nada que ver con una persecución a manteros. El concejal responsable del distrito de Centro (al que pertenece el barrio de Lavapiés), Jorge García Castaño, llegó a decir que el fallecido "es una víctima del capitalismo".

La alcaldesa Manuela Carmena, que se encontraba en París el día de los incidentes, publicó un tuit la misma noche de los disturbios anunciando la investigación de los hechos, lo que creó malestar entre el cuerpo policial municipal. Adelantó su regreso desde la capital francesa, pero ha estado desaparecida de toda esta crisis hasta esta mañana, cuando ha enmarcado las declaraciones de sus ediles en la "libertad de expresión".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información