Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament abre la puerta a una investidura a distancia

El cambio de la ley de la presidencia avalaría también que el Govern se pueda reunir en el extranjero

El presidente del Parlament, Roger Torrent, en el centro, al fondo, preside la reunión de la Junta de portavoces. En el vídeo, Fernando de Páramo (C's) y Eva Granados (PSC).

A la espera de que el independentismo se ponga de acuerdo para que haya Gobierno en Cataluña, la Mesa del Parlament ha aprobado este lunes que se inicien los trámites para modificar la ley de la presidencia de la Generalitat y acabar con la obligatoriedad de que el candidato a la investidura esté presente en el pleno. El cambio legal que impulsa Junts per Catalunya también permitiría que el futuro Govern pueda celebrar reuniones telemáticas.

Si prosperan las modificaciones legales que se proponen, Carles Puigdemont mantendría cierto protagonismo en la política catalana y se abriría la puerta a investir un presidente sin que estuviera presente en la Cámara, un escenario que ya prohibió el Tribunal Constitucional días antes de la aplazada investidura de Puigdemont.

El independentismo flirtea desde hace semanas con el escenario de un Govern en Barcelona, de carácter ejecutivo, y otro político dirigido desde Bruselas y esa reforma legal lo avalaría. Con todo, el acuerdo adoptado este lunes es solo un primer paso que no tendrá una tramitación plácida, ya que Ciudadanos y el PSC anunciaron que pedirán la reconsideración y que irán al Consejo de Garantías Estatutarias.

Queda por ver, además, si la admisión a trámite de la reforma queda en un gesto para atraer el voto de la CUP a una investidura. El portavoz de Esquerra, Sergi Sabrià, anunció horas antes que el acuerdo entre el independentismo para hacer posible la investidura se podría cerrar en cuestión de horas y que este martes habría “novedades”.

“Mi deber es defender a Puigdemont y a Sànchez”

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, censura al presidente de la Cámara, Roger Torrent, desde que arrancó la legislatura, y día tras días le acusa de “esconderse”. El último episodio de la polémica se ha vivido este lunes, cuando la Mesa del Parlament debía pronunciarse sobre una propuesta de resolución de la formación de Albert Rivera para que Torrent comparezca en un Pleno y anuncie el nombre de un candidato a la investidura.

Finalmente, la Mesa acordó celebrar un pleno, pero no para que comparezca Torrent, quien respondió a Arrimadas por carta que el reglamento de la Cámara no lo permite. El presidente de la Cámara recuerda a la líder de Ciudadanos que no está dispuesta a ir a la investidura y que él ya ha propuesto dos candidatos —Carles Puigdemont y Jordi Sànchez— que no han podido acudir por “condiciones de naturaleza procesal”, en alusión al veto de los jueces. Torrent afirma que ambos mantienen intactos los derechos de representación política y concluye: “Mi deber es defender estos derechos”.

Junts per Catalunya y Esquerra impusieron su mayoría en la Mesa (cuatro diputados), frente a los tres que suman Ciudadanos y el PSC. Aunque no tienen representación en ese órgano, los comunes se mostraron favorables al cambio de la ley, siempre que no se realice por lectura única, que es la vía que reclama la proposición registrada por Junts per Catalunya el pasado 9 de febrero.

Desde entonces, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha venido dando largas a la propuesta con el argumento de que tenía defectos de forma o que era necesario un informe jurídico, hasta que ayer permitió el inicio de la tramitación para el cambio legal.

Es una modificación que se sitúa en la línea roja de la legalidad y de la desobediencia al Tribunal Constitucional, que ya advirtió a los miembros de la Mesa que se abstuvieran de traspasar esa línea.

Los letrados del Parlament dijeron en su día que no era posible la investidura telemática y el propio secretario general de la Cámara, Xavier Muro, concluyó también en otro informe que esa reforma no puede llevarse a cabo por el procedimiento de urgencia y sin que se haya constituido un Govern.

En este escenario, la junta de portavoces sí acordó celebrar un pleno ordinario, para el que no hay fecha, con el fin de aprobar cuestiones tan dispares como el decreto de endeudamiento de la prórroga parlamentaria y el de devolución del 20% de la paga extra a los funcionarios de la Generalitat, además de designar a los ocho senadores que corresponden a la Cámara.

Más información