Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto del Botànic pide una barrera electoral del 3% y listas desbloqueadas

PSPV, Compromís y Podem registran una proposición de ley electoral valenciana pero sin apoyo parlamentario suficiente

Entrega de la proposición de ley electoral valenciana presentada este miércoles.
Entrega de la proposición de ley electoral valenciana presentada este miércoles.

El PSPV-PSOE, Compromís y Podem, las tres fuerzas que forman parte o sostienen el Gobierno del Botànic, han registrado este miércoles en las Cortes Valencianas una propuesta de reforma de la ley electoral, que incluye una rebaja de la barrera electoral del 5 al 3%, unas listas cremallera que garanticen la igualdad entre hombres y mujeres, y la posibilidad de que los ciudadanos ejerzan un voto preferencial, marcando hasta tres integrantes de una candidatura para que avancen en su puesto.

La proposición de ley incluye la incompatibilidad de ser diputado autonómico y alcalde o concejal e incentiva además los procesos de primarias abiertas a la ciudadanía aumentando un 5% de la subvención electoral a quienes las hagan. También facilita el voto de los residentes ausentes con papeletas electrónicas que se puedan autoimprimir.

La reforma electoral necesita el apoyo de dos tercios del Parlamento autonómico, que no suman los tres partidos que formalizan la proposición, y el PP ya ha indicado que es una propuesta "descafeinada" para "tapar las vergüenzas de un mal gobierno". Ciudadanos se ha mostrado decepcionado con una reforma que se queda "solo" en la rebaja del 3%.

El socialista Alfred Boix, el portavoz de Compromís, Fran Ferri y el parlamentario de Podem Antonio Montiel han hecho un llamamiento a la responsabilidad del PP y Ciudadanos para llegar a un consenso que permita sustituir una norma con 30 años de antigüedad por otra más avanzada y democrática, que puede convertirse en "referencia".

La propuesta se ha desvinculado de la reforma del Estatuto de Autonomía para ser "realistas", pues la reforma estatutaria de 2011 sigue pendiente de aprobarse en el Congreso y la modificación electoral sí que daría tiempo a tramitarla esta legislatura, así como que se aplicara en las elecciones de 2019.

Uno de los puntos más novedosos es la propuesta de voto preferencial en listas desbloqueadas, que convertiría a la Comunitat en la primera autonomía en aplicarlo, por el que la ciudadanía podría marcar hasta tres nombres de las listas (excluidos los cabezas de listas y suplentes), que en caso de lograr un 10 % de los votos adelantarían su puesto en la candidatura.

Montiel ha explicado que se han inspirado en el modelo sueco y ha destacado que solo cuatro países en Europa mantienen las listas bloqueadas, y ha coincidido con el PSPV y Compromís en que esta medida dinamizaría la vida interna de los partidos.

La propuesta también recoge la obligatoriedad de celebrar debates electorales y el envío centralizado de las papeletas electorales, y amplía las incompatibilidades del acta de diputado, además de a los ediles, a integrantes de los gabinetes de miembros del Consell y a quienes dirijan una Caja de Ahorros o las Autoridades Portuarias.

El diputado de Ciudadanos Antonio Subiela, cuyos votos bastarían para aprobar la reforma, ha criticado que no hayan incluido propuestas suyas como la circunscripción única, ya que no han querido reformar el Estatuto, y ha tachado de "engaño" el voto preferencial, que "lo único que hará" será alargar el escrutinio.

"Da la sensación de que están buscando a alguien a quien tirar la culpa cuando realmente ellos no quieren una reforma electoral, porque en estas condiciones es muy difícil que se pueda dar", ha dicho Subiela, quien ha afirmado que comparten la rebaja electoral al 3 %, pero hay cuestiones "igual o más importantes".

El diputado del PP Luis Santamaría ha afirmado que esta "no es una ley electoral, sino una ley tapadera de los múltiples problemas" que tiene el Consell, y ha alertado de que sería "un error de dimensiones descomunales históricas" reformar la norma electoral sin el consenso ni el voto del partido mayoritario de Les Corts.

Ha defendido que hay que empezar por la reforma del Estatuto, pues hay aspectos que si no se cambian en esa norma no se pueden modificar en la ley electoral, y ha indicado que es un "error de partida" que la negociación parta del documento presentado por esos tres grupos.

Más información