Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sentencia obliga al Ayuntamiento de Barcelona a colgar el retrato de Felipe VI

La Delegación del Gobierno español en Cataluña demandó al Consistorio por la retirada de la efigie de Felipe VI en julio de 2015

Colau y el Rey Felipe VI, en Barcelona el pasado julio. En vídeo, momento de la retirada del busto de Juan Carlos I del Ayuntamiento de Barcelona, en julio de 2015.

El Ayuntamiento de Barcelona tendrá que colgar el retrato del rey Felipe VI en la sala de plenos. Así lo ha dictaminado el juzgado contencioso administrativo número 3 de Barcelona, en respuesta a un recurso de la Delegación del Gobierno español en Cataluña que denunció al Consistorio barcelonés por su “inactividad” a la hora de colgar la foto del monarca. El equipo de gobierno de Ada Colau ha informado que los servicios jurídicos del Consistorio trabajan desde la semana pasada en el recurso que presentarán ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña antes del 27 de marzo. Como la sentencia no es firme, por el momento, no se colocará ninguna imagen del Rey.

A finales de julio de 2015, cuando el Gobierno de Ada Colau solo llevaba unas semanas al frente del Consistorio, decidieron retirar el busto de Juan Carlos I del salón de plenos porque hacía un año que ya no era Jefe de Estado. Entonces, la Delegación del Gobierno reclamó que se colocara el retrato del actual monarca, pero el Consistorio contestó que no había podido “por la falta de recepción de las fotografías”, a pesar de haberlas solicitado. La respuesta no gustó a la administración estatal, que reprochó al equipo de Colau que “Patrimonio Nacional había puesto a disposición de las administraciones públicas en formato digital los retratos oficiales de los reyes”.

El Consistorio barcelonés defiende ahora que es el pleno el que tiene la competencia para decidir la simbología de sus sala de reuniones tal y como prevé el Reglamento Orgánico Municipal (ROM). Una norma cuya modificación se aprobó en diciembre de 2015 por todos los grupos y con el voto en contra de Ciudadanos y el PP. Una portavoz del Consistorio ha recordado que con la modificación del reglamento la simbología en este espacio tiene “que atender los principios democráticos, de catalanidad, de neutralidad religiosa y de respecto a la singularidad histórica y la capitalidad de Barcelona”.

Las críticas al recurso anunciado por el gobierno de Colau no se han hecho esperar. La presidenta de Ciudadanos, Carina Mejías, ha remarcado que “es ley” que la imagen del Rey presida el salón de plenos. Mejías ha advertido: “El cumplimiento de la ley es una obligación, no una opción”.

Por su parte, el líder del PSC en el Consistorio, Jaume Collboni, ha sentenciado: “Las leyes están para aplicarse”. El socialista criticó que en el gobierno de Ada Colau hay un “exceso de gesticulación y de debate sobre los símbolos y falta de gestión de la ciudad”.

El líder del PP, Alberto Fernández Díaz, ha recordado que “el gobierno de Colau rechazó en Pleno municipal la propuesta del PP para que el busto de Juan Carlos I fuera reemplazado por la imagen del Rey”, pero que debe “cumplir la ley, las sentencias judiciales y guiarse por el respeto institucional”.

Por el contrario, la concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Eulàlia Reguant ha pedido al Gobierno de Colau que no acate la sentencia y advirtió: “Si lo ponen, la quitaremos”. “Una vez más, la justicia española se extralimita y emite juicios técnicos, o que intenta que sean técnicos, cuando hablamos de cuestiones políticas”, ha aseverado Reguant en rueda de prensa, y ha dicho que esta sentencia es una injerencia a la voluntad de los vecinos de la ciudad, que en reiteradas ocasiones ha acusado de que el Rey no la representa ni es bienvenido, según ella.

Barcelona no es el único municipio contra el cual se ha querellado la Delegación del Gobierno para la falta de la imagen del Rey. Al menos cuatro localidades más –Badalona, Vacarisses, Torredembarra y Terrassa– han recibido requerimientos de la administración estatal. Otras sentencias ya obligaron a Badalona y Torredembarra a reponer la efigie real. Terrassa no esperó a la orden judicial y hace un año decidió volver a colocar el busto de Felipe VI que había retirado un mes antes a raíz de un acuerdo aprobado por el pleno municipal.

 

Más información