Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro feminista afecta de forma parcial a la industria catalana

Los trabajadores de grandes empresas como Seat o Nissan se acogen a la huelga de dos horas convocada por los sindicatos mayoritarios

Concentración de mujeres en los exteriores de Nissan, en la Zona Franca.
Concentración de mujeres en los exteriores de Nissan, en la Zona Franca. EL PAÍS

La huelga general feminista ha tenido este jueves un impacto desigual en los centros de trabajo de las empresas industriales catalanas. Los dos sindicatos mayoritarios, CC OO y UGT, habían convocado paros de dos horas, mientras que el sindicato CGT había extendido la huelga a todo el día. La mayoría de las grandes empresas, según CC OO, ha optado por el paro parcial: unos 600 comités de empresa se han sumado a esta fórmula.

Las patronales de las pequeñas y medianas empresas han asegurado que, más que la huelga, lo que ha tenido éxito han sido los pactos entre empresas y trabajadoras para parar un tiempo determinado o acudir a las manifestaciones. Mientras que Pimec ha constatado una “gran sensibilización” en las empresas por las reivindicaciones feministas pero ha calificado el seguimiento de la huelga de “no mayoritario”, la patronal Cecot ha notificado un seguimiento “muy bajo” en el sector privado. Las patronales han cifrado entre un 4 y un 8% el seguimiento de los paros de dos horas, y de menos del 2% el de la huelga de 24 horas.

Una de las compañías más grandes de la industria catalana que ha secundado la huelga feminista ha sido Seat. La firma automovilística emplea en su fábrica de Martorell a más de 14.700 trabajadores, un 21% de los cuales son mujeres. Los trabajadores han parado una hora en cada turno, mañana y tarde, y en la primera concentración también ha acudido el presidente de Seat, Luca de Meo. La protesta ha supuesto que se dejaran de fabricar 100 coches.

La huelga feminista también ha tenido impacto significativo en las fábricas de Nissan, Cobega, Alcon o Fibran. El paro de dos horas en Nissan, en la Zona Franca, ha culminado con una manifestación por el polígono con los trabajadores de otras fábricas.