Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronca de empresarios alemanes a Torrent por las “mentiras” del ‘procés’

El presidente del Parlament participa en un tenso almuerzo con directivos alemanes

Roger Torrent, junto al presidente del círculo de directivos de habla alemana, Albert Peters.

El presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), se enfrentó ayer a una lluvia de críticas por parte de miembros del Círculo de Directivos de Habla Alemana, un lobby empresarial, durante una comida en el Círculo Ecuestre de Barcelona. Los comensales reprocharon al político republicano las consecuencias sobre la economía que ha tenido el procés. Algunos incluso fueron más allá. “Yo voto para que todos ustedes vayan a la prisión”, le espetó uno de los asociados, en medio de aplausos y algunos silbidos del resto de asistentes.

“Usted nos ha puesto en la Edad Media y vamos a tener que esperar mínimo 20 años para conseguir otra vez la fase que teníamos antes. Por sus mentiras y porque van contra la ley yo voto para que todos ustedes vayan a la prisión”, aseguró Karl Jacobi, uno de los socios del lobby y dueño de una empresa de marketing afincada en Cataluña. Albert Peters, presidente del lobby, aseguró que no se trata de la posición oficial del Círculo sino de una opinión personal.

Otra asistente criticó a Torrent por llevar en la solapa el lazo amarillo que simboliza el rechazo la prisión preventiva de exmiembros del Govern y los exlíderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. De hecho, la comensal le solicitó que no lo usara ya que lo consideraba un insulto. “Los que están en prisión no son ningunos angelitos”, añadió la mujer, también entre los aplausos del público. Torrent respondió que si no llevara el lazo amarillo igual seguiría defendiendo las mismas convicciones.

Escuchar con educación

Pese al ambiente bronco, Torrent no perdió la calma y abogó en su intervención por una solución para Cataluña que combine “eficacia política y dignidad democrática”. “Es de educación escuchar todas las opiniones, incluso las que quieren que yo vaya a prisión”, dijo.

La decisión de la mayoría independentista de proponer el nombre del exlíder de la ANC Jordi Sànchez para presidir la Generalitat también levantó críticas entre los empresarios alemanes, al considerar que no mejora la situación. Torrent defendió que su papel también incluye defender los derechos de todos los parlamentarios.

El presidente del lobby empresarial, que tiene 220 asociados, criticó tanto al separatismo como al Gobierno y al Rey por no sentarse a dialogar para solucionar el conflicto catalán. “Hay que hablar, negociar y pactar. La ignorancia no lleva a ninguna parte”, dijo. A Torrent le reprochó que hablara de presos políticos y no de la empresa.