Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El separatismo propone crear instituciones “en el exilio” en Bélgica

El Consejo de la República, con sede en Bélgica, impulsaría una constitución catalana

Carles Puigdemont llega a una rueda de prensa en Bruselas. En vídeo, declaraciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El cargo simbólico que los independentistas han creado para Carles Puigdemont, ante la imposibilidad de investirlo como presidente de la Generalitat porque está fugado de la justicia en Bélgica, implicará también la puesta en marcha de un sistema institucional paralelo en Bruselas. Así lo recoge el documento que la CUP someterá a votación entre sus bases y que describe la propuesta diseñada por Junts per Catalunya y ERC. Habrá un Consejo de la República y una Asamblea de Representantes de la República, ambos en Bruselas. Entre sus funciones, dice el texto, estaría impulsar un proceso constituyente.

Estas estructuras, denominadas Espacio libre de Bruselas, irían de la mano de la investidura de Jordi Sànchez como presidente de la Generalitat. El diseño implica que Puigdemont presida el Consejo de la República —o Parlamento “en el exilio”—, que estaría formado por tres miembros de Junts per Catalunya, tres de ERC y uno de la CUP. Estos órganos se financiarían a través de una fundación, con fondos privados.

La propuesta, que adelantó ayer el diario Ara, será sometida a votación este sábado en el Consejo Político de los anticapitalistas, lo cual obliga a modificar el calendario inicialmente previsto por las fuerzas independentistas. La idea inicial era presentar de manera solemne el Espacio libre de Bruselas el próximo lunes.

Las funciones de Puigdemont serían meramente políticas, de acuerdo con el texto. Por ejemplo, “la relación con las estructuras económicas, sociales y cívicas de Cataluña”. Tendría la facultad de convocar a la Asamblea de Representantes de la República y de “impulsar políticas concretas para materializar la República”. Pero, sobre todo, labores de internacionalización del discurso.

El Consejo de la República asesoraría a Puigdemont y ayudaría a “impulsar el debate constituyente”. La Asamblea de Representantes de la República, por su parte, estaría compuesta por diputados del Parlament y representantes de la sociedad civil.

El texto establece el mecanismo para elegir al presidente del Consejo, más allá de Puigdemont, cada vez que se renueve el Parlament. Y su principal papel sería “definir la metodología del proceso constituyente”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >