Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación de gitanos denuncia el “linchamiento vecinal” en Vitoria a la familia Manzanares Cortes

Presencia Gitana pide a las autoridades que les garanticen el acceso a su vivienda y acabar con la "escalada de violencia y barbarie"

 La familia Manzanares Cortés con Pedro en primer término y su mujer y dos hijas al fondo en la puerta del alabergue donde están instalados hasta que se resuelva su situación.
La familia Manzanares Cortés con Pedro en primer término y su mujer y dos hijas al fondo en la puerta del alabergue donde están instalados hasta que se resuelva su situación.

La Asociación Nacional Presencia Gitana denuncia que en Vitoria se están traspasando todos los límites contra una familia de esa etnia. Los vecinos de la localidad de Astegieta, junto a Vitoria, han hecho guardia armados con palos durante semanas para impedir la entrada de los Manzanares Cortés, una pareja con cinco niños, en la vivienda social que les corresponde y que les adjudicó el Gobierno vasco. Algunos vecinos les han amenazado de muerte: "Si vienen, hay sangre, eso te lo aseguro". "Hay un muerto. Seguro, cien por cien. Si vienen, hay muerte", aseguraron a EL PÁIS la primera semana de febrero. De momento llevan varios meses recluidos en un albergue social de Vitoria a la espera de que las instituciones logren allanar el camino para trasladarse.

En una nota hecha pública hoy, Presencia Gitana llama a la cordura y a la racionalidad de la ciudadanía de Astegieta y Abetxuko, -nada más llegar de Bilbao los Manzanares Cortes ocuparon un piso en ese barrio- para que cesen en "esta escalada de violencia y barbarie", y emplaza a todas las instancias ejecutivas, de seguridad y judiciales a cumplir su obligación constitucional de "garantizar la paz y la seguridad de esta familia sin amenazas ni sobresaltos".

El propio Pedro Manzanares solicitó este martes en la emisora pública Radio Vitoria una reunión con el presidente de la Asociación de Vecinos de Astegieta para solucionar el asunto, zanjarlo y trasladarse al piso que tienen adjudicado y que unos desconocidos destrozaron antes de que llegaran. La respuesta ha llegado la mañana de este miércoles cuando dos vecinos portavoces de ese pueblo han dicho en esa misma emisora que "no tenemos nada que hablar con ellos, son unos delincuentes". 

La asociación de apoyo a los Manzanares pide la urgente aplicación de un plan de intervención que encauce y resuelva, la deteriorada y peligrosa situación que se ha creado y que califican de "proceso de rechazo, discriminación, acoso y actitudes violentas que viene sufriendo por parte de la vecindad, y del que vienen haciéndose eco los medios locales y nacionales". Todos los sábados los vecinos se manifiestan por Vitoria en contra de la llegada al piso de la familia Manzanares Cortes, a la que vinculan con un clan de Bilbao que arrastra una larga historia de incidentes en la capital vizcaína.

Sin antecedentes

Los vecinos de Astegieta con palos en la puerta donde tienen adjudicada la vivienda.
Los vecinos de Astegieta con palos en la puerta donde tienen adjudicada la vivienda.

Una historia con detenciones por robos en viviendas, venta de drogas, peleas (alguna de ellas con armas de fuego de por medio) e innumerables quejas vecinales por problemas de convivencia en el barrio de Ollerías de Bilbao, donde vivían. Un proceso de mediación del ayuntamiento de la Villa logró calmar la situación en la capital vizcaína. La familia de Pedro no tiene ninguna cuenta pendiente con la justicia, insisten en que además no tienen antecedentes penales y asegura en público y en privado que solo quiere vivir en paz.

En el comunicado, suscrito por la Asociación Nacional Presencia Gitana, Vecindad Vasca sin Fronteras, Sos Racismo Araba y la asociación Ongi Etorri, sus firmantes lamentan que "esta familia, por ejemplo, no ha defraudado ingentes sumas a las Haciendas Públicas, ni ha sustraído los fondos del Banco de España, ni ha malversado fondos comunes, ni ha matado a nadie... Pero, no importa, es una familia delincuente y conflictiva -les acusan- y, en consecuencia, ha de ser perseguida, estigmatizada y exterminada, como proclaman las redes sociales".

Según el comunicado, distribuido por Presencia Gitana desde Madrid, "a los estrategas de esta campaña de odio, exclusión, xenofobia y racismo contra la familia Manzanares Cortes, tenemos la obligación de invitarles a que sus notables esfuerzos los dediquen a mejores y múltiples causas, en lugar de a practicar el racismo colectivo".

"Yo quiero hablar con ellos, que vengan al albergue, no les voy a recibir con palos", declaró el martes, "solo quiero vivir en paz, que me dejen vivir en paz. Quiero que me conozcan", reclamó. Los vecinos, que hacen turnos para proteger la entrada de la vivienda, no ceden. "Que los manden a la calle Dato, al centro o a cualquier otro sitio", han desafiado al Ayuntamiento de Vitoria y al Gobierno vasco. 



Más información