Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VITORIA

Un juez saca a los ‘Pitxis’ de Abetxuko

Una de las copropietarias denuncia el contrato de alquiler y el juez desaloja a la familia al considerarlo nulo

Vivienda alquilada en Vitoria de la que tienen que marcharse los "Pitxis".
Vivienda alquilada en Vitoria de la que tienen que marcharse los "Pitxis".

Los Pitxis no acaban de establecerse en Vitoria. El titular del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Vitoria, José Luis Núñez Corral, ha declarado nulo el contrato de arrendamiento de una vivienda en el barrio Abetxuko de la capital alavesa, que la familia Manzanares Cortés, a la que se le atribuye su pertenencia al 'clan de los Pitxis', firmó el pasado diciembre. La polémica familia, integrada por un matrimonio, sus tres hijas, dos de ellas menores de edad, así como la hija recién nacida y la pareja de la mayor de las tres hermanas, tendrá que abandonar la vivienda, aunque la sentencia todavía no es firme y puede ser recurrida. Tanto en Vitoria, como en Bilbao donde reside parte de la familia, han recibido numerosas críticas de los vecinos. En ambas ciudades se han producido manifestaciones en su contra.

En mayo de 2016 fue detenido un miembro del clan de ‘los Pitxis’ en Bilbao y fueron identificados otros dos por robos en viviendas. La Ertzaintza sospechaba que podrían haber participado en otros 23 robos. Pero un mes antes habían sido detenidos otros cuatro miembros, tres de ellos menores. 

La copropietaria de la vivienda arrendada a los Manzanares Cortés, en Vitoria, había sido demandada por su hija, que también era copropietaria, por haber actuado sin su permiso a la hora realizar el contrato de arrendamiento el 29 de noviembre de 2016. La sentencia considera un hecho probado que la actora no ha tenido conocimiento ni mostrado consentimiento anterior o posterior del presente arrendamiento y además cuestiona que la renta de 100 euros "es notoriamente perjudicial a la actora". La resolución judicial considera que este contrato es nulo, "ya que el mismo expresa que, a la ahora demandada, le corresponde una cuota del 50% en los elementos comunes del edificio, con mobiliario incluido". "No podemos obviar que no concurre ni consentimiento expreso ni tácito por la actora para que su madre realizase el contrato de arrendamiento".

El juez ordena "el desalojo inmediato de los arrendatarios de la vivienda, con apercibimiento de lanzamiento para el caso de que no la abandonen voluntariamente". También impone las costas del proceso a la parte demandada. Esta sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de apelación.

Los Pichis se establecieron en el número 48 de la Calle El Cristo, a apenas 10 metros de la vivienda de Arantxa ocupada por ellos, y que levantó una oleada de protestas de los vecinos. Unas protestas que supusieron la prolongación de las que protagonizaron muchos vecinos de Bilbao, en el barrio de Ollerías, a raíz de los problemas de convivencia que se produjeron.   

El empadronamiento de la familia Manzanares-Cortés se produjo en Vitoria el pasado 29 de noviembre a las 11 de la mañana, después de cerrar un contrato de alquiler en una vivienda muy cercana a la ocupada, en el número 48 de la Calle El Cristo. Los vecinos de Vitoria, con la experiencia previa de otra familia polémica, la de los Bartolos, temían que el desembarco de esa familia fuera tan solo el primer paso para la llegada de todo el clan, residente en Ollerías (Bizkaia). Este clan ha generado numerosos problemas con los vecinos en este barrio bilbaíno.