Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ocaso de una joya de la arquitectura

PSOE, COAM y defensores del patrimonio piden a Ayuntamiento y Comunidad que protejan la casa Vallet, una de las tres únicas obras en Madrid de José Antonio Coderch. EL PAÍS accede al interior del inmueble, muy deteriorado

Aspecto actual de la casa Vallet de Goytisolo, obra de 1958 del arquitecto catalán José Antonio Coderch, situada en Arturo Soria. Ver fotogalería
Aspecto actual de la casa Vallet de Goytisolo, obra de 1958 del arquitecto catalán José Antonio Coderch, situada en Arturo Soria.

"Es un despropósito que estemos de nuevo ante el riesgo inminente de destrucción de otra joya de la arquitectura contemporánea", denuncia la concejal socialista Mercedes González. Se refiere a la casa Vallet de Goytisolo, una de las tres únicas obras en Madrid de José Antonio Coderch (Barcelona 1913-1984), introductor de la modernidad en la arquitectura española y uno de los profesionales más destacados de los cincuenta y sesenta. El PSOE, el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) y la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) piden que el inmueble se conserve, pero ni Comunidad ni Ayuntamiento le han otorgado ningún grado de protección, por lo que cada vez quedan menos impedimentos para el derribo que pretenden sus propietarios. Los dueños, que quieren levantar en su lugar un bloque de pisos, defienden que el proyecto original ha perdido valor porque fue modificado muchas veces y que la vivienda está en malas condiciones. EL PAÍS accede al interior para mostrar el deterioro actual del inmueble.

El año pasado conocimos la demolición de la Casa Guzmán, obra maestra de Alejandro de la Sota en Algete, que indignó a arquitectos y defensores del patrimonio. Ahora nos encontramos ante un nuevo caso de desprotección de la arquitectura contemporánea en Madrid. Lo explica José María Ezquiaga, decano del COAM: “A pesar de los cambios del proyecto original, la casa Vallet de Goytisolo de 1958 sigue siendo una magnífica expresión de la arquitectura unifamiliar contemporánea por parte de uno de los arquitectos españoles más destacados de la segunda mitad del siglo XX". Coincide Alberto Tellería, arquitecto y vocal de la asociación MCyP: “Es una obra maestra de Coderch, que cambia los valores culturales de la arquitectura del momento. Es una de sus características casas unifamiliares mediterráneas adaptadas a Madrid, y la única en la ciudad. Habría que protegerla y restaurarla”.

Pared del salón de la vivienda con humedades. ampliar foto
Pared del salón de la vivienda con humedades.

Tanto el Ayuntamiento de Madrid (que podría incluirla en su Catálogo de Elementos Protegidos) como la Comunidad (que podría declararla bien de interés patrimonial) se han negado a otorgarle ningún tipo de protección. La directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad, Paloma Sobrini, reconoce el valor de Coderch (autor del Edificio Girasol en el barrio de Salamanca), pero considera que esta obra está muy alterada y en malas condiciones: "El proyecto original se cambió, se le dio la vuelta a los planos. Esto supuso invertir las orientaciones, recortar paños, abrir huecos en los muros que no estaban en el diseño…”. Además, después "se han hecho reformas sustanciosas, como un gran sótano o unas escaleras, y se abrió la zona de los comedores. En suma, se ha alterado tremendamente", añade.

Álvaro Otamendi, nieto de Vallet de Goytisolo y también arquitecto, muestra el interior de la vivienda y explica que el proyecto que se llevó a cabo “es muy distinto del diseño original de Coderch”, ya que “se realizaron muchas reformas sin consultárselas”, como el cierre de la terraza, el cambio de uno de los muros más característicos, etcétera. “Se sustituyó la cubierta original por una losa, lo que ha hecho que el forjado de la terraza haya cedido, y hay humedades por capilaridad en la pared del salón”. También destaca que “se han destruido muchos elementos originales y las características lamas de madera han sido sustituidas por otras de plástico”. Otamendi explica que Coderch “se quedó horrorizado al ver los cambios en su proyecto, como lo demuestra que no visitara la casa hasta más de 20 años después de su finalización”.

Dormitorio principal del inmueble.
Dormitorio principal del inmueble.

Por todo ello, la familia de Vallet de Goytisolo ha pedido permiso para derribar la vivienda y construir en su lugar un bloque de pisos. El Ayuntamiento dice que “estudiará todos los informes antes de conceder o denegar la licencia de demolición”. El decano de los arquitectos propone conservar el inmueble y permitir construir viviendas en el resto del solar, que es muy amplio, una idea que Tellería admite “como mal menor”. 

Según Paloma Sobrini, el propio José Antonio Coderch reconoció que no era el proyecto que a él le hubiera gustado ejecutar. Alberto Tellería lo niega: “Coderch dio permiso en vida para publicar esta obra en la prestigiosa Revista Nacional de Arquitectura, además de en las publicaciones Villa de Madrid y Nueva Forma. Es sorprendente que ahora se discuta su autoría y su calidad, que es innegable”. Mercedes González, del PSOE, señala que "el estado de abandono y degradación a que se ha visto sometida en los últimos años no justifica para nada su demolición, pues existe entre las capacidades profesionales la de restaurar, que es lo que entendemos debería hacerse en este caso". La socialista pide la revisión del Catálogo de Elementos Protegidos municipal para salvaguardar este tipo de edificios y evitar que más joyas arquitectónicas sean demolidas por la presión inmobiliaria.

Una casa mediterránea en Madrid

Escalera de acceso a los dormitorios del segundo piso.
Escalera de acceso a los dormitorios del segundo piso.

La casa Vallet de Goytisolo "emplea las angulaciones de los muros para articular los distintos espacios interiores, dirigir líneas visuales, y quebrar una volumetría exterior bastante más compacta que la de sus habituales casas mediterráneas, desarrolladas la mayor parte de las veces en un plano extenso fracturado por patios abiertos", tal y como recoge la Guía de Arquitectura del COAM.

"Es Madrid, y eso se nota en una configuración más cerrada y vertical, sobre todo hacia la calle, a la que ofrece una planta baja de ladrillo prácticamente ciega. No obstante, las persianas mallorquinas de lamas en color blanco emparentan a esta casa con otras célebres del estudio Coderch-Valls, y la presencia de los pinos en el jardín evoca las imágenes de una de sus mejores obras como es la casa Catasús en Sitges", apunta la misma guía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información